El banco central de México no titubeará en ajustar su política monetaria si los factores que han acelerado la inflación recientemente se vuelven permanentes, dijo el jueves el jefe de la entidad, Agustín Carstens.

El índice de precios al consumidor en México se ha mantenido sobre el 4% desde junio, mayor al objetivo del banco central de un 3% más o menos un punto porcentual, principalmente debido a factores transitorios.

En agosto, la inflación tocó un 4.57%, su mayor nivel desde el 4.97% de marzo del 2010, impulsada por precios más elevados de algunos alimentos.

"En nuestra última reunión de política monetaria, enfatizamos que no íbamos a titubear en la junta a ajustar la postura de política si veíamos que esos factores transitorios se volvían permanentes", dijo Carstens el jueves en un discurso en el marco de una conferencia de competencia y regulación.

La semana pasada, el Banco de México (central) mantuvo su tasa clave en un 4.50%, donde está desde julio del 2009, pero advirtió que podría subirla si empeoraban las presiones en los precios.

El índice de precios estaría encaminándose a la meta del banco central a partir del cuarto trimestre del año, según previsiones de la entidad monetaria.

Analistas privados en el más reciente sondeo del banco central estimaron que la tasa de interés referencial s e mantendrá sin cambios hasta la primera mitad del 2013.

RDS