México debe dotarse de un sistema fiscal más eficiente que le permita reducir la dependencia de los ingresos del petróleo, recomendó la Organización para Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) en un informe divulgado este martes en París.

Los ingresos petroleros, que representan alrededor de una tercera parte de los ingresos presupuestarios, son "altamente volátiles", en especial por las fluctuaciones de los precios. Además, las perspectivas en torno a la producción son "inciertas", recuerda la OCDE en este informe especial sobre México.

"De ahí la importancia de emprender reformas orientadas a contar con mejores herramientas para amortiguar fluctuaciones fiscales, aumentar la recaudación no petrolera y mejorar la eficiencia del gasto gubernamental", recomienda este club de 34 país en los que sólo se sientan México y Chile por Latinoamérica.

La recaudación tributaria representa el 20% del producto interno bruto (PIB) de México, lo que a juicio de la OCDE es "baja desde una perspectiva internacional".

MOMENTO DE TOMAR ACCIONES

Con un crecimiento esperado para este año del 4.4%, tras el aumento del PIB del 5.5% registrado en 2010, éste es un buen momento para que el gobierno mexicano "ponga en marcha sus planes para reducir el déficit presupuestario aún más por medio del control del gasto".

"Puesto que la inflación ha disminuido, la política monetaria tiene posibilidades de apoyar la recuperación manteniendo las tasas en el corto plazo", dice el informe de la OCDE, con sede en París.

La institución, cuyo objetivo es coordinar sus políticas económicas y sociales, reconoce la "sólida recuperación" que está viviendo el país norteamericano, sobre todo, gracias a la fortaleza de la demanda interna.

También recomienda que siga "fortaleciendo" la política macroeconómica para "resistir mejor" a eventuales choques, como los vividos con la peor crisis financiera registrada desde la Gran Depresión y que sacudió de manera acusada a los países desarrollados, originando serios problemas de déficits presupuestarios.

DEBILIDAD: POBREZA E INFORMALIDAD

La OCDE dice al país norteamericano que "necesita mantener" inversiones "que fomenten el crecimiento y políticas sociales para acercarse a los estándares de vida promedio de la OCDE y reducir la pobreza".

Otro punto débil de la economía mexicana, a juicio de la organización es el sector informal, pues constituye un "freno para el crecimiento de la productividad", ya que las empresas de este sector carecen de capacitación, protección jurídica y acceso al crédito.

Para combatir la informalidad, la OCDE propone mejorar la educación, la regulación y ofrecer mayores incentivos para formar parte del sector formal, al igual que un "cumplimiento más riguroso de las leyes laborales y tributarias".

"El gobierno debería continuar los esfuerzos para reducir el costo de establecer y operar empresas, y de emplear trabajadores en el ámbito de la formalidad", así como fortalecer el valor del paquete obligatorio de seguridad social para los trabajadores de salarios bajos.

"La débil competencia en muchos sectores y las deficiencias en la educación han representado un freno adicional para la productividad", recuerda la OCDE.

RDS