Las filiales mexicanas están siendo clave para sostener el negocio de los dos bancos más grandes de España, Santander y BBVA, debido a un mejor desempeño operativo y a una demanda del mercado en crecimiento.

De esta forma, en el primer trimestre del 2012, la participación de BBVA Bancomer y Santander México en las utilidades de sus controladoras fue de 30% en el primero y de 13% en el segundo caso, colocándose en la primera y segunda franquicia, respectivamente.

Ambas filiales incrementaron sus utilidades, mientras que las operaciones de sus matrices a escala global disminuyeron sus ganancias, al igual que las operaciones en España y las más fuertes en cada grupo financiero.

En el caso de BBVA, las utilidades en el primer trimestre del 2012 cayeron 12.6% a escala global, y 52.2% en España, mientras que la recién adquirida filial en Turquía incrementó sus utilidades sólo 1%, contra 3.6% que lo hizo BBVA Bancomer.

Por su parte, las utilidades de Banco Santander cayeron en el primer trimestre del año 23.9% a nivel global; España cayó 72.8%; Brasil, la unidad de negocio más grande, disminuyó 11.6% las ganancias; Reino Unido cayó 39.5%, al mismo tiempo que Santander México creció 15.6% en términos de euros y 45.2% en pesos.

Para Ángel Cano, consejero delegado de BBVA: Las operaciones en México son un reflejo de que las cosas se están haciendo de forma correcta. Se está atendiendo la creciente demanda de servicios con responsabilidad en el otorgamiento del crédito .

Por otro lado, Alfredo Sáenz, consejero delegado de Banco Santander, indicó que las operaciones en México han significado un fuerte apoyo al grupo, consolidando su presencia en el país y en Latinoamérica.

Para David Olivares, analista de instituciones financieras la calificadora Moody’s, el mercado mexicano ha mostrado solidez en la demanda de servicios financieros, por lo que, a pesar de tener un menor margen de ganancia para las instituciones bancarias, debido a la mayor competencia, les permite mantener importantes utilidades.