Para el vicepresidente y director general de BBVA Bancomer, Eduardo Osuna Osuna, México es más que un sexenio y más que un político, además de que es un país con mucho futuro.

Afirma que el grupo, cuya casa matriz hoy está en España, seguirá en el país por muchas décadas como hasta ahora lo ha estado, y prueba de ello son los 5,000 millones de dólares que ha venido invirtiendo en los últimos años.

Reconoce que el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y la elección presidencial de julio generarán incertidumbre, pero estima que ésta se disipará con el paso de los meses.

Desde su punto de vista, hoy México es un mejor país que hace seis años, y algo de lo más importante que se ha logrado en este periodo son las reformas estructurales.

No obstante, destaca el gran pendiente es el fortalecimiento del Estado de Derecho, por lo que considera que la siguiente oleada de reformas tiene que venir por ahí, y éste será uno de los principales retos de la siguiente administración.

— Es final de sexenio, vienen elecciones, viene otra administración. ¿Qué ha cambiado en el país?

— Estamos viendo un país muy transformado desde el punto de vista económico, no solamente por lo que ha ocurrido en este sexenio, yo te diría por los últimos 20 años de políticas públicas correctas en materia económica, y lo vemos en indicadores como la continua creación del empleo en estos cinco años. Estamos viendo crecimiento, puede ser el primer sexenio que no tenga una caída en ningún año, y sobre todo, estamos viendo una expansión del crédito. Me parece que de lo que más podemos hablar en este sexenio es de las reformas estructurales, que no necesariamente se ven reflejadas en la situación de la economía en este momento.

Me parece que ese es el gran legado de esta administración, unas reformas que van a transformar de mediano y largo plazo lo que hoy somos.

— ¿Qué pendientes quedan o van a quedar y qué exhorto haría a la siguiente administración?

— Creo que el gran pendiente de México, y no solamente es un pendiente del gobierno federal, sino del estatal, municipal y de la sociedad, particularmente de la sociedad, es el Estado de Derecho, porque el Estado de Derecho te retroalimenta muchas de las cosas de las que nos quejamos. Te retroalimenta la inseguridad, la impunidad, la corrupción. Entonces ese es el gran pendiente de fondo, el gran problema es pensar que los gobiernos lo van a resolver. Lo que necesitamos es que el siguiente gobierno genere mejores condiciones para que la economía crezca, para que haya más empleo, para que haya más bienestar. Digamos que esa es la siguiente oleada importante que debemos tener de reformas estructurales .

— ¿Podría partirse de la ley anticorrupción?

— Creo que es una buena reforma y esa es una de las que hay que trabajar, pero no hay que perder de vista que necesitamos también ministerios públicos completamente autónomos. Una serie de temas, no soy un experto en esto, pero sí tendríamos que tener un gran foco en que tengas un mayor cumplimiento de las leyes, porque es un problema no cambiar muchas de ellas, sino que se cumplan, y además que aquel que las incumpla tenga una sanción. Si tienes una ley administrativa, una sanción administrativa; si es una (sanción) penal, pues que esté en la cárcel. Eso transforma al país.

— ¿Qué riesgos ven? ¿Qué caminos podrían tomar en los siguientes meses?

— Quizás hace un año estábamos más preocupados por algunas cosas como la renegociación del TLCAN y el impacto que pudiera tener una salida del gobierno de Estados Unidos. Hoy pensamos que la probabilidad de que el TLCAN se rompa es menor a 20%, y además, aun rompiéndose, hemos entendido la integración profunda que existe en las cadenas de producción a nivel internacional. El tema electoral es sin duda algo que genera mucha incertidumbre, especialmente para los inversionistas del sector productivo, nacional e internacional, y es algo que se terminará disipando en unos meses, lo cual es muy bueno, y no es la primera vez que México tiene un nivel de incertidumbre de ese tamaño, no es la primera elección donde esto se genera, y lo que ha demostrado es una alta capacidad de resistencia a muchos de estos factores.

— El presidente de BBVA, Francisco González, ha alertado de los riesgos del populismo, ¿en México tenemos en realidad ese riesgo?

— El riesgo existe a nivel global y México no está exento, lo hemos visto en Europa, en Estados Unidos, en México; lo que necesitamos es que los gobiernos generen las condiciones para que la sociedad y la Iniciativa Privada sean los que generen el progreso. El populismo es algo que preocupa a nivel global, es una tentación de los políticos de prometer soluciones que no están a su alcance.

— ¿BBVA Bancomer trabajará de la mano con quien llegue a la Presidencia, sea de la corriente ideológica que sea?

— Por supuesto. Bancomer lleva aquí muchísimas décadas y va a seguir por muchísimas más. México es más que un sexenio, es más que un político, o un grupo político, México tiene un futuro muy promisorio por todo lo que hemos construido en los últimos años y Bancomer es una pieza fundamental del desarrollo del país y lo seguirá siendo. BBVA Bancomer está aquí para las siguientes décadas, y trabajaremos con cualquier partido y en cualquier entorno.

— Bancomer es uno de los corporativos que más ha invertido en el país, primero 3,500 millones de dólares y recientemente 1,500 millones, ¿seguirán invirtiendo? 

— Bancomer va a estar aquí por décadas, muchas de nuestras inversiones no eran para este sexenio, es viendo a los siguientes cinco, 10 años,  los primeros 3,500 millones de dólares son un buen ejemplo. Esta torre será para los siguientes 40, 50 años de Bancomer, y los 1,500 millones adicionales tienen que ver con esta visión de que México es un país de oportunidades y con un gran futuro.