Caracas, Ven. Uno de nuestros mayores retos es dejar atrás las ideologías y ser muy pragmáticos , dice Enrique García Rodríguez, un hombre que sabe de lo que habla.

Lleva 21 años como Presidente de la CAF, una institución que opera con éxito en la Bolivia de Evo Morales, la Venezuela de Hugo Chávez, el Brasil de Dilma Rousseff y la Colombia de Juan Manuel Santos.

En total son 16 países de la región, de todos colores y sabores. Para un banco de desarrollo, el asunto no tiene que ver con izquierdas y derechas. Lo más importante es que cada proyecto sea viable financieramente y que, al mismo tiempo, tenga relevancia social, que contribuya a un crecimiento de calidad , asegura.

El Presidente de CAF conoce México muy bien. Es el país más industrializado de América Latina, se puede decir que ha ido encontrando la forma de aprovechar el TLCAN y la cercanía con Estados Unidos. Su participación en los proyectos de la región es fundamental. Sin México y Brasil, América Latina no podrá tener una integración económica relevante.

"Esta integración es una buena idea, por razones económicas, de negocios y sociales, más allá de ser un ideal por nuestra historia , dice.

Como experto en banca de desarrollo, elogia los programas de factoraje de Nafin. Estamos viendo la forma de replicarlos en otros países , explica.

Enrique García lleva 21 años al frente de CAF. En ese periodo convirtió a un banco que fue creado para apoyar financieramente la agenda del Pacto Andino en la mayor institución multilateral de América Latina, con una presencia que rebasa la zona geográfica donde nació.

En 1991, cuando García Rodríguez asumió la Presidencia de CAF, ésta tenía activos por 500 millones de dólares y una cartera ligeramente inferior. Ahora tiene activos totales superiores a 18,500 millones de dólares y una cartera que rebasa los 13,800 millones de dólares. Los créditos que otorgó el año pasado superaron los 10,000 millones de dólares.

"Más importante que los montos es lo cualitativo. Estamos apoyando el desarrollo de la infraestructura y la integración productiva de la región, además de promover otros temas, como responsabilidad social de los empresarios. América Latina debe tener un mejor tipo de crecimiento, más incluyente. Basado en aumentos de la productividad y menos dependiente de las bonanzas de los precios de los recursos naturales , asegura.

El presidente García, como lo llaman sus colaboradores, ocupa una amplia oficina en un barrio residencial de Caracas, desde donde se tiene una vista espectacular del Monte Ávila.

Antes de ocupar la Presidencia de CAF, trabajó 17 años en el BID y también fue Ministro en el gabinete boliviano en los tiempos de la gran crisis de los 80. Bolivia estuvo muy cerca de romper el récord mundial de inflación, en esos años. Fue como 38,000% anual. La gran lección de esa crisis es que las decisiones duras no se deben postergar .

¿Cuáles son las lecciones que nos dejan estos años buenos?, le pregunto, que el manejo responsable de las finanzas públicas y de la política monetaria sí ofrecen resultados… Que el Estado no puede solo y también que el mercado no resuelve todo. La colaboración entre gobierno e Iniciativa Privada es fundamental , responde.

¿Algo más? ¿Otra lección?

Que vamos por buen camino, pero que debemos ser más exigentes. América Latina ha perdido relevancia internacional. Necesitamos crecer a tasas de 6% o mayores.

"Una cuestión fundamental tiene que ver con la institucionalización. Está claro que los países a los que les ha ido mejor son aquellos que han podido dar continuidad a las políticas públicas, independientemente de quien llegue al poder. Volvemos a lo que hablábamos al principio. Hay que ser muy pragmáticos, dejar de lado las cuestiones ideológicas".

CAF abrirá una oficina en México

La ciudad de México se convertirá en la décima ciudad iberoamericana en contar con una oficina de la CAF, institución financiera multilateral que otorga más recursos en América Latina que el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo juntos.

Llevamos algún tiempo trabajando con las autoridades mexicanas, en particular con Nafin, y creemos que esta oficina es un paso normal en el crecimiento de las actividades de la CAF , comenta su presidente Enrique García. Refleja nuestro interés por tener mayor presencia en ese país como la intención de México en participar más de la dinámica de la región, que es una de las más dinámicas del mundo .

La Corporación Andina de Fomento surgió en 1970, como un banco para atender esa región, y ahora tiene presencia en 16 países de la zona, además de España y Portugal.

CAF es la única institución financiera del mundo que está totalmente en manos de países en desarrollo. Su Consejo de Administración está integrado por Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, Panamá, Perú y Uruguay. España participa con 3% del capital de este banco, que tiene su sede en Caracas.