México es el país que más subsidios otorga al sistema de pensiones, lo cual complica su sistema fiscal ante el crecimiento demográfico, indicó Carmen Pagés, jefa de la división de mercados laborales y seguridad social del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

 

“El país donde el sistema de pensiones en el esquema de beneficio definido está más subsidiado es México, donde se destinan 230 dólares por persona; en promedio en Latinoamérica se dan 81 dólares por persona”, dijo al participar en el panel Visión de los organismos internacionales y reguladores en la Segunda Convención Nacional de Afores.

 

Refirió que si bien la reforma de 1997 ayudó al sistema, las aportaciones y la cobertura son insuficiente para garantizar pensiones mayores del 60% del último salario que recibe un trabajador, lo que se conoce como tasa de reemplazo.

 

“Si no se hacen cambios, la tasa de reemplazo puede bajar de 44% a 10% sobre todo ante el cambio demográfico. Hay tensiones muy importantes que requieren ajustes y eso se debe lograr con acuerdos entre gobierno, administradoras e instituciones multilaterales”.

 

Mencionó que la informalidad es otro de los problemas que se deben hacer frente, pues en México sólo el 39% de la población ahorra para recibir una pensión, mientras que en Latinoamérica sólo es el 50 por ciento.

 

Apuntó que en general, en Latinoamérica, se deben buscar reformas sostenibles, en donde la cobertura sea mayor y las aportaciones puedan garantizar una buena pensión.

 

“Si no se hacen las reformas correctas, el sistema por muy buenas que sean los rendimientos no van a poder dar buenas pensiones. Se necesitan reformas sostenibles que aumenten la densidad de cotización y cobertura”.