En los últimos 10 años las tasas de interés para la adquisición de una vivienda se redujeron la mitad al pasar de 30% anual a 15% en el mismo periodo, además se incrementaron los plazos de pago de 10 años a 30 años en promedio,de acuerdo con Luis Pazos de la Torre, presidente de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef).

En 10 años las tasas han bajado a la mitad, el plazo de pago se ha triplicado y la cantidad de créditos otorgados se ha quintuplicado, lo que permite que cada vez más familias puedan adquirir una vivienda , explicó el funcionario.

Al respecto, Luis Fabre Pruneda, vicepresidente Técnico de la Comisión, dijo que en promedio el Costo Anual Total (CAT) del crédito hipotecario se ubica en 14.7%, mientras que el más alto, de acuerdo con cifras del Banco de México, se encuentra en 17.30% y el más bajo en 12.63 por ciento.

El CAT se ha mantenido estable y a la baja al disminuir 2.7 puntos porcentuales en los últimos cinco años, a pesar de la crisis económica , comentó.

Gasto en vivienda

Agregó que en el 2009 el crédito al consumo, que además de incluir tarjetas de crédito también contempla los préstamos hipotecarios, representó 3.8% del Producto Interno Bruto, (PIB) lo que significa un crecimiento de 2 puntos porcentuales respecto del 2003 que se encontraba en 1.8 por ciento.

El crédito al consumo representó 29% del total del endeudamiento de los hogares, de este total, al rededor de 70 se destina a la compra de vivienda.

Fabre Pruneda reveló que al rededor de 30% de los préstamos del mercado hipotecario los otorgan entidades financieras como sofomes, sofoles y bancos, el resto lo dan los institutos gubernamentales promotores de la vivienda, como Infonavit y Fovissste, entre otros.

Históricamente, 85% del crédito hipotecario canalizado por la banca es para vivienda media y residencial, cuyo enganche oscila 30% del valor de la casa , expuso.

Agregó Fabre Pruneda que esta tendencia comienza a revertirse ya que las instituciones financieras están tratando de colocar créditos para vivienda de interés social, con opciones de financiamiento de enganche por medio de instrumentos de ahorro.

La banca tradicionalmente, dijo, prestaba a la gente que ganaba más de 9,000 pesos mensuales y ahora atiende a los que perciben salarios menores a ese rango.

Aunque el crédito para la vivienda ha aumentado, es necesario tener cuidado, no se le puede ofrecer a quien no puede pagarlo, eso fue el problema en la crisis de Estados Unidos , dijo Pazos de la Torre.

[email protected]

valores