Las condiciones financieras para los bancos de mercados emergentes mejoraron en el último trimestre del año pasado, por primera vez en casi dos años, de acuerdo con una encuesta aplicada por el Instituto Internacional de Finanzas (IIF) a bancos privados.

Las condiciones de liquidez que han propiciado los bancos centrales de países desarrollados y la posición acomodaticia asumida por los institutos emisores de economías emergentes, han favorecido este gradual reacomodo de la situación, refirió el economista del IIF, Phillipe Suttle.

Al presentar los resultados de la encuesta trimestral de fondeo bancario entre mercados emergentes, el instituto evidenció que fueron las instituciones de América Latina y las de Europa Emergente, las que se han visto particularmente beneficiadas.

Con ello, evidenciaron los conductores de la encuesta, hay altas probabilidades de que la banca funcione como contrapeso al debilitamiento de la actividad económica de países desarrollados.

Sin embargo al repunte, las respuestas evidencian que la demanda de fondeo de parte de bancos latinoamericanos presentó una desaceleración respecto a la actividad de los trimestres previos.

Este limitado dinamismo en la demanda de fondeo prevén que persistirá en el primer trimestre del año, resultado de una cautela en aumento de las instituciones.

CAUTELA AL PRESTAR

Este fenómeno permea también sobre la oferta crediticia de las entidades latinoamericanas que según el IIF, han endurecido sus condiciones de préstamo en sectores de consumo e hipotecario residencial.

El dato es evidenciado por suceder a un trimestre donde privó la facilidad para otorgar financiamientos en estos mismos sectores.

De acuerdo con los resultados, en América Latina las condiciones de financiamiento a clientes industriales se mantuvieron sin cambios, en línea con la media global.

ARRIBA DEL ÍNDICE

Con los resultados, el IIF realiza un índice de condiciones de préstamo bancario a mercados emergentes (EMLC index). Ahí se ve un incremento de 50.5 puntos en el último trimestre del año.

Al desagregar la información, resulta que el índice para América Latina se situó por arriba de la media, en 51.5 puntos.

Los resultados de la encuesta están basados en las respuestas de 141 banqueros localizados en economías emergentes de los que 56 están en África, 33 en América Latina, 31 en Europa Emergente y 21 en Asia Emergente.

De acuerdo con Suttle, la encuesta realizada entre mediados de diciembre y el 15 de enero, refleja la valoración de las entidades financieras de su escenario crediticio.