Para que el sistema de pensiones en México pueda mejorar, es necesario que se incrementen las aportaciones obligatorias que hacen los trabajadores para el ahorro de su retiro y fomentar su permanencia en el sector laboral formal, indica un estudio de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Detalla que las contribuciones al sistema son bajas para poder garantizar un nivel de ingreso de más de 50% del último salario de los trabajadores. Una contribución de 6.5% en el mejor de los casos, para un asalariado medio, podría dar lugar a una tasa de remplazo de sólo 26 por ciento , detalla.

De acuerdo con los cálculos de la OCDE, esta baja tasa de remplazo se debe principalmente a la baja tasa de contribución obligatoria. Para lograr una tasa de remplazo de 50%, se alcanzaría con una probabilidad entre 75 y 90% con una contribución media durante 40 años de alrededor de 13 a 18 por ciento , dijo.

Subir aportación con base en el salario

De esta manera, la OCDE aconseja aumentar gradualmente la tasa de contribución obligatoria, la cual, para no tener un impacto negativo en los ingresos del trabajador, podría ligarse a los aumentos salariales; es decir, si se le aumenta el salario a un trabajador, que de ese aumento, una parte se destine al ahorro de su retiro.

Para evitar que el aumento de la contribución obligatoria traiga consigo una reducción del ingreso disponible, el incremento en las tasas de contribución obligatoria puede vincularse a los aumentos en el salario , agrega.

La OCDE advierte que los rápidos cambios demográficos, el largo periodo de transición de las reformas y los numerosos esquemas de pensiones que no se han reformado todavía pueden provocar una fuerte presión fiscal durante un largo periodo, lo que puede requerir un gran esfuerzo financiero para el pago de las pensiones a partir de mediados de la década del 2030.

Por otra parte, la OCDE menciona que se debe hacer un esfuerzo por incrementar la formalidad en el país, pues un trabajador al cotizar poco tiempo en la formalidad logra ahorrar menos dinero para su pensión.

Reducir el tamaño del sector informal es un desafío que debe abordarse a través de reformas estructurales, del mercado de trabajo e impositivas, lo cual no sólo son temas del sistema de pensiones , apunta.

El estudio destaca que las reformas al IMSS en 1997 y en el ISSSTE en el 2007, donde el sistema migró a un esquema de cuentas individuales de contribución definida, han sido un éxito al aumentar la capacidad de la economía mexicana para financiar las pensiones.

Finalmente, el estudio recomienda armonizar las reglas de todos los planes de pensiones con el objetivo de establecer un sistema de pensiones realmente nacional e igual para todos los mexicanos.

Es decir, las reglas entre los planes de pensiones del sector privado y del sector público, como con las reglas de los planes de pensiones especiales (gobiernos federales, locales y universidades, entre otros), deben ser iguales para todos.

[email protected]