Alrededor de 3,314 empresas que operan en México optaron por no presentar el dictamen fiscal de sus estados financieros correspondiente al ejercicio de 2010, es decir en el primer año en que entró en vigor la disposición que elimina la obligatoriedad como parte de las medidas que se anunciaron para una mayor simplificación fiscal.

Según datos de la administración general de Auditoría Fiscal del Servicio de Administración Tributaria (SAT) un total de 86,052 empresas dictaminaron para efectos fiscales. Mientras que 3,314 sólo presentaron la información alternativa.

De acuerdo con fiscalistas, las que no se dictaminaron fueron empresas de menor tamaño que consideraron que era innecesario o les representaba un costo muy alto.

El presidente del Instituto mexicano de Contadores Públicos (IMCP), José Luis Doñez, las que optaron por no hacerlo serán más susceptibles a ser fiscalizadas por el SAT.

Y es que el dictamen que elaboran los contadores públicos contiene información de gran utilidad para el fisco porque proporciona datos que permiten advertir riesgos sobre los contribuyentes.

Además, añadió, permite disminuir las largas revisiones fiscales por parte de las autoridades.

Explicó que el universo de las empresas que tradicionalmente dictaminaba sigue siendo el mismo y que se prevé que el número no descienda considerablemente. Se ha demostrado que el dictamen fiscal además de otorgar credibilidad y confianza, proporciona a las autoridades y contribuyentes certeza jurídica, lo que contribuye a generar una cultura de transparencia y mejora administrativa en las empresas mexicanas , expuso.

Cabe recordar que el dictamen fiscal cumplió el año pasado 50 años de vigencia. En México alrededor de 90,000 empresas presentaban este documento.