No es necesario cambiar el mandato del Banco de México (Banxico) para obligarlo a generar crecimiento económico, porque difícilmente la política monetaria sustituirá a las reformas estructurales necesarias para avanzar más allá de 4% y que son responsabilidad de los legisladores, afirmó el gobernador del instituto central, Agustín Carstens.

El mandato de preservar la estabilidad de precios no es ajeno ni incongruente con el crecimiento , dijo al recordar que cuando México ha crecido más, hemos tenido una menor inflación.

De tal manera que urgió a la actual Legislatura en el Congreso a acelerar las reformas estructurales que ya están planteadas para tener mayores tasas de crecimiento sostenibles, pese a que este año México transitará con éxito los retos que se presentarán con un contexto internacional adverso en donde se disipó el riesgo de un evento catastrófico.

Con una inflación baja, aseguró, se contribuye al crecimiento porque hay más acceso al crédito y se evita que la población de más bajos ingresos pague un impuesto regresivo como lo es la inflación. A los legisladores les pidió aprovechar este actual periodo para sacar las reformas porque -advirtió- no vamos a tener el impulso de la economía externa.

De ahí que el Banxico mantuvo entre 3 y 4% su estimado para el PIB de este año. Estableció que se podría crecer más si se redobla el paso en las reformas pendientes. En el mismo rango dejó las proyecciones para la inflación.

LA INCÓGNITA

Carstens explicó que si bien mejoró el panorama para Estados Unidos y sus implicaciones para México, no se debe dejar de lado que aún persisten problemas de desequilibrio fiscal. Ahora -agregó- la incógnita hacia adelante será el comportamiento de las exportaciones asociadas a la evolución de la economía estadounidense.

Por otra parte, analistas comentaron, sobre el reporte dado a conocer por Carstens, que si bien no hubo cambios sustanciales, el balance de riesgos se deterioró. Banamex comentó que una diferencia nueva que introdujo fue que hay una mejoría en la percepción del riesgo. En efecto, el banquero central puso de relieve que el riesgo de Francia es superior al nuestro.

SE DESCARTA PARA BANCO MUNDIAL

Por otro lado, el Gobernador del Banxico se descartó para contender por la Presidencia del Banco Mundial. Estoy muy contento en el Banco de México. No pienso hacer campaña para ese puesto , manifestó durante la presentación del informe trimestral de la inflación.

Sólo confió en que el proceso de selección se haga conforme a capacidades y con base en méritos, y no por arreglos preestablecidos que datan de hace años.

leonor.flores@eleconomista.mx