Los datos de la evolución de las remesas indican que lo peor ya pasó. Hacia adelante se espera un proceso gradual de recuperación, pero tardará en alcanzar niveles presentados en el 2007.

Durante la presentación del informe Situación Migración México , el economista en jefe para México de BBVA-Bancomer, Adolfo Albo, proyectó que este año las remesas que envían los connacionales desde Estados Unidos podrían registrar un crecimiento positivo de 3 por ciento.

Lo anterior debido a que si bien los mexicanos registraron las tasas de desempleo más altas de lo que se tiene registro, al parecer ya alcanzaron su máximo.

Apenas el miércoles pasado el gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, había declarado que al parecer las remesas ya habían tocado fondo, con lo cual comenzarán a presentar un proceso de reactivación.

Adolfo Albo enfatizó que una vez que venga la recuperación se notará con una mayor aceleración para el caso del empleo y las remesas.

Así, estimó que en el 2010 dichos flujos podrían reportar un crecimiento moderado, pero todavía tardarán en regresar a los niveles que se veían hace tres años, es decir cuando tocaron su punto más alto con poco más de 26,000 millones de dólares.

Menos en pesos

También advirtió que a diferencia de otros periodos, el tipo de cambio será un factor adverso, ya que en pesos, las remesas disminuirán, incluso un poco más de 9 por ciento.

Antes, la depreciación de nuestra moneda permitió compensar parcialmente la caída observada en dólares que en el 2009 fue de 15.7% y se aminoró el impacto.

Sin embargo, en el informe se pone como ejemplo que, en octubre de ese mismo año, se reportó el último mes en el cual las remesas mantuvieron una tendencia positiva en pesos.

De esta manera en el 2010, la depreciación ya no será un factor favorable.

En el Informe de Finanzas Públicas , que dio a conocer la Secretaría de Hacienda, se hace mención de que en el primer trimestre del año, el tipo de cambio presentó una apreciación de 15.1 por ciento.

En ese contexto, el reporte de Bancomer estima que si bien todos los indicadores apuntan a que pronto se detendrá la caída en dólares como se vio en marzo, se espera que hacia la segunda mitad del año se manifieste de manera más contundente dicha recuperación.

No obstante, será hasta el 2011 o el 2012 cuando se logren recuperar los niveles máximos del 2007, ya que la recuperación en el empleo en los migrantes será lenta, como se observa en la tendencia general en Estados Unidos, sobre todo en los sectores construcción, manufacturas y comercio.

Arizona, estado migrante

Después de California, Texas e Ilinois, el estado de Arizona es el que concentra la mayor población de migrantes mexicanos en Estados Unidos.

Ahí residen más de 600,000 migrantes, lo que representa poco menos de 6% del total, pero 66% de la población extranjera de Arizona.

En el estudio Situación Migración México , se menciona que en California está 40% de la población migrante, en tanto que en Texas, 20% y en Arizona, 5.6 por ciento.

Sobre el efecto de las medidas en contra de los migrantes en Arizona respecto de las remesas, el economista en jefe para México del banco, Adolfo Albo, dijo que si bien es muy temprano para hacer una evaluación, veremos muchos meses muy intensos.

Destacó que las probabilidades de detenciones de los migrantes mexicanos indocumentados se han elevado de 20 a 40%, y se ha evitado que regresen. Pero tampoco se ha observado un regreso masivo a México.

En el informe, se pone de relieve que además de la crisis otro de los factores que puede ayudar a explicar que un menor número de mexicanos esté emigrando al exterior, ha sido el reforzamiento de la política migratoria.

Se ha incrementado la vigilancia en la frontera de Estados Unidos, entre otros motivos para impedir el paso de indocumentados.

[email protected]