Los límites establecidos en la Ley para Regular las Instituciones de Tecnología Financiera, también conocida como Ley Fintech, que aplican para las plataformas de financiamiento colectivo, deben de establecerse por la oferta y demanda que hay en estos instrumentos, y no por la misma regulación, indicó Juan Carlos Castro, presidente de la Asociación de Plataformas de Fondeo Colectivo (Afico).

En entrevista, el presidente de la Afico habló de los beneficios que poco a poco se han materializado después de la promulgación de la Ley Fintech, en marzo del 2018, y especialmente del futuro previsto para el sector, luego de que venciera el plazo para que las plataformas ingresaran su solicitud para operar bajo el marco normativo.

“Va a ser la primera vez que operamos con un camino claro y legal para hacer lo que hacemos (...) Muchos de nosotros hemos vivido limitados, no diría que en la sombra, pero sin empujar todo lo que podemos hacer”, detalló Castro.

De acuerdo con el representante de la Afico, todavía hay áreas de oportunidad para mejorar en la ley, como que se corrijan o eliminen los límites de financiamiento que aplican a las plataformas de fondeo colectivo.

“No nos gustan los límites, porque creemos que esa dinámica la deben dictar la oferta y la demanda, y no entorpecer la dinámica con un límite impuesto”, indicó el representante de la Afico, que representa a 14 plataformas de fondeo colectivo, de 25 que ingresaron su solicitud para operar bajo esta figura.

La Ley Fintech reconoce las plataformas de fondeo colectivo que realizan operaciones de deuda, de capital o de copropiedad o regalías.

Según lo establecido en la normativa, las instituciones de fondeo colectivo podrán fondear proyectos para personas físicas hasta por 50,000 Udis, alrededor de 315,000 pesos, y para pequeñas y medianas empresas hasta por 1 millón 670,000 Udis, poco más de 10 millones de pesos.

Sin embargo, el marco normativo prevé excepciones, especialmente en las plataformas de fondeo colectivo inmobiliario que cumplan con lo previsto, pues el límite de financiamiento podría ampliarse hasta 6 millones 700,000 Udis, alrededor de 42 millones de pesos.

Para Castro, estos límites por lo menos dejarán empezar a operar a las plataformas que obtengan su autorización. Sin embargo, con el paso de los años, y según las operaciones crezcan, éstos tendrían que ampliarse.

Según el presidente de la Afico, si bien en la actualidad el mercado del fondeo colectivo es irrelevante respecto al tamaño del sistema financiero, muchas de estas plataformas han crecido a tasas de tres dígitos de forma anual, por lo que en muy poco tiempo serán vistas como actores relevantes en cuestión de tamaño y competencia contra entidades financieras tradicionales.

Cambio de funcionarios en la CNBV

Hace algunos días se conoció la salida de varios funcionarios de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV). Una de dichas personas fue Rocío Robles, quien era directora de Supervisión de Instituciones de Tecnología Financiera y Modelos Novedosos del organismo, así como Denise Mejan, quien era directora de Autorizaciones de Tecnología Financiera

Para el presidente de la Afico, estas salidas podrían impactar en las resoluciones de las autorizaciones que daría el organismo a las plataformas que ingresaron su solicitud para operar bajo la Ley Fintech.

“Esperamos que no sea el caso, pero al final del día para nosotros es un tema de manos. Si antes había 10 personas para analizar las solicitudes ahora hay cinco (...) Esperamos que no se tenga un impacto tan negativo en los tiempos de entrega de las licencias”.

La Afico ha estado muy cerca de la autoridad para facilitar todo el procesamiento de información que la CNBV tiene que analizar.