Libra, la criptomoneda anunciada por Facebook para 2020, aprovechará la estructura de 2,300 millones de cuentas de la red social para crear un ecosistema de micropagos y envío de remesas que no gustará a bancos centrales ni a agencias de transferencias internacionales.

Es lógico que libra no guste a los bancos centrales, dijo José Díaz Cuadra, vicepresidente y vocero de la Comisión de Tecnologías Financieras y Emergentes del Colegio de Contadores Públicos de México (CCPM). Las características de libra implican un enorme reto para estas instituciones y tampoco agradarán a quienes buscan en los activos digitales una forma de quitar a los Estados el control de las finanzas, dijo este experto.

Libra ha despertado opiniones negativas de los bancos centrales. Jerome Powell, el presidente de la Reserva Federal (Fed) estadounidense, advirtió el martes que se mantendrán altos estándares para vigilar ese activo digital. Sus declaraciones se suman a las que hizo Mario Draghi, del Banco Central Europeo (BCE), sobre los riesgos que guarda libra para los sistemas financieros en el mundo.

La red social de Mark Zuckerberg, la de mayor penetración a escala global, publicó la semana pasada un paper para presentar las características técnicas de libra, una criptomoneda que basará su desarrollo en la tecnología de cadena de bloques blockchain y que contará con el apoyo de otras 28 instituciones, entre ellas las compañías de medios de pago MasterCard y Visa, y actores de la nueva economía digital como Uber y Spotify. Cada socio agrupado en la Asociación Libra, con sede en Ginebra, aportará unos 10 millones de dólares al proyecto.

Envío de remesas 

En la presentación del proyecto, Zuckerberg aseguró que libra se enfoca en dar la posibilidad de realizar pagos por internet a las personas que no tienen cuentas bancarias, en especial a quienes viven en países emergentes como México. Para el experto Díaz Cuadra esto fue interpretado erróneamente por algunos como un intento de aprovechar una debilidad de la bancarización en esos países por causa de bajos niveles educativos.

“De eso no se trata. Existe un gran número de personas que no tienen una cuenta bancaria porque no confían en los bancos o porque no les gustan las comisiones que cobran. Ellos están incluidos en los objetivos de libra. Lo que este grupo de 28 empresas encabezadas por Facebook busca es aprovechar una estructura de más de 2,000 millones de cuentas de la red social para crear un ecosistema de micropagos y envío de remesas por un costo menor y de forma sencilla”.

En 2018, el envío de remesas desde Estados Unidos a México alcanzó un récord histórico de 33,480 millones de dólares. “Con este tipo de intercambio de información tan veloz y sencillo, no sólo en México, sino también en países de Europa del este, sólo por dar un ejemplo, los envíos de remesas incrementarían y beneficiarían en gran manera a la población por el alto número de ciudadanos extranjeros en Estados Unidos”, dijo Díaz Cuadra.

La posición de la Fed

Sobre los comentarios negativos de dos de los más grandes bancos centrales en el mundo, el experto dijo que es completamente lógico que los bancos centrales se expresen con reservas y hasta de forma negativa sobre libra. “Recordemos que lo que los bancos centrales buscan es tener el control de la unidad de pago y su emisión. Si hay un aumento en este tipo de movimientos, su tarea se dificultará”, explicó.

Facebook y Calibra, su billetera digital, actuarían bajo la gestión de la Asociación Libra, que actuaría como un banco central que toma las decisiones sobre su moneda en cuanto a emisión y políticas relacionadas. “Esto es una característica que, por supuesto, no agrada a los bancos centrales, pero tampoco gustará a los entusiastas de las criptomonedas que buscan en ellas una forma de quitar a los Estados el control de las finanzas. Libra no es para los puristas de la descentralización. Pero ellos tienen la opción de bitcoin y no compiten entre sí”, dijo Díaz Cuadra.

En cuanto a la seguridad de los usuarios, que es uno de los principales argumentos en contra de libra debido a los frecuentes ataques cibernéticos y fallas en la plataforma de Facebook, afirmó que el respaldo de otras empresas será suficiente para evitar cualquier problema de ese tipo. “No podemos olvidar que en este proyecto se trabaja con una estructura de socios en Suiza. Cuenta con el apoyo de Visa y MasterCard, la seguridad es una garantía”.

Destacó la posibilidad de recuperar la información ante una posible pérdida de la llave con la que se abren las billeteras digitales o wallets —las carteras virtuales para criptomonedas—. “Con otras criptomonedas como bitcoin es posible perder la llave del wallet, lo que por consiguiente ocasiona que se pierda el dinero que contienen. Con libra y el respaldo de las empresas que impulsan el proyecto sería posible recuperar esta información”, dijo.

Recordó que lo que se busca con libra es que sea una establecoin con una paridad con el dólar estadounidense, por lo que no está diseñada para ser una inversión, sino un método de pago eficiente. Para ello el respaldo de empresas tecnológicas como Uber, Lyft, eBay y Spotify, entre otras participantes en el proyecto, será fundamental, ya que de inicio serán las primeras en aceptar pagos con la criptomoneda.

La "tradición" se opone

Y así como los bancos centrales pueden ver a libra como una amenaza, los usuarios "tradicionales" de las criptomonedas, como bitcoin o ethereum, ven a libra como un activo ajeno al espírituo de los activos digitales. Octavio Pacheco, trader especialista en criptomonedas, dijo que el proyecto de Facebook no creará una criptomoneda, según los ideales y objetivos con los que estas teconologías fueron diseñadas, sino una nueva vertical del negocio. “Sólo para empezar, en las criptomonedas, la cadena de datos (blockchain) debe ser pública, lo que recompensa a los usuarios por medio del minado. Con libra, la cadena no es pública, sino una ampliación del negocio llamado Facebook”.

Afirma que esta característica lleva a la siguiente por la que los entusiastas de los activos digitales no están de acuerdo con libra. “La moneda virtual de Facebook no es descentralizada. El hecho de que Facebook y un grupo de empresas actúen como banco central elimina de inmediato la independencia de los usuarios que se se persigue contra este tipo de instituciones. Es quitarle el poder a una autoridad para dársela a una privada con datos de 2,300 millones de personas”.

La decisión final será de los usuarios.

[email protected]