La lenta recuperación económica que ha registrado México ha limitado su capacidad para generar empleos, advirtió un análisis de Bank of America Merrill Lynch (BofA ML)

De acuerdo con la consultora, tras la crisis quedó evidenciado que el mercado laboral de México, junto con el de Colombia, es de los menos resistentes de la región a situaciones de alto estrés económico.

En el análisis semanal sobre América Latina, analistas de la firma destacaron que al no poder generar los puestos de trabajo que demanda la población resultado de la poca flexibilidad de sus regulaciones laborales , ninguno de los dos países ha podido regresar sus índices de desempleo a los niveles previos a la crisis

Según el documento, Brasil alcanzó una tasa de desempleo de 6.5% en marzo del 2011, seguido por Argentina y Chile, que alcanzaron un índice de 7.3% respectivamente. Mientras, Perú llegó a 7.88 por ciento.

El informe indica que con este panorama de baja tasa de creación de empleos y un crecimiento económico que no termina de fortalecerse, las expectativas son muy poco favorables.

La previsión es de desaceleración en la creación de empleos. Esto se traduce en bajas tasas de ocupación que no compensan la demanda de la oferta de mano de obra calificada, lo que aumentará la demanda total y de empleo, ejerciendo presión sobre los salarios , concluyó el estudio.

Desaceleración, la constante

De acuerdo al análisis de Marcos Buscaglia y David Becker, el ritmo de creación de empleos se está desacelerando en la mayoría de los países de la región.

Los analistas de BofA ML Pronosticaron que la creación de empleos probablemente será más débil en el segundo trimestre del 2011 debido a la incertidumbre entre los inversionistas generada por las elecciones presidenciales.

No obstante, consideran que el mercado laboral de las economías sudamericanas ha resultado más resistente a la crisis. A pesar de eso, los especialistas advierten que en Brasil y Argentina se observa una marcada desaceleración en la creación de empleos desde mediados del año pasado.

En el análisis exponen que en varios países las alzas al salario mínimo han sido más moderadas este año. En Brasil se dio un incremento de 5.3%, que contrasta con la expansión anual promedio de 11.9% del periodo 2005-2010.

ymorales@eleconomista.com.mx

apr