Las comunidades de origen de los migrantes se pueden favorecer de las redes sociales a través de los envíos de remesas, al estimularse el consumo y la inversión, según menciona un estudio de BBVA-Bancomer.

A medida que los migrantes y no migrantes se conectan a través de las redes sociales en los lugares de origen y destino, se puede presentar un vínculo económico a través de las remesas , refiere.

Explica que los migrantes en los lugares de destino envían a sus familias recursos que pueden tener efectos económicos positivos en el corto plazo sobre las comunidades, ya que estimulan la inversión, el consumo y, a su vez, el empleo.

Pero según el experto en temas de migración y desarrollo Juan Luis Ordaz, se puede producir un efecto adverso, ya que al ver que sus familiares están obteniendo mayores ingresos que en sus propias comunidades pueden verse incentivados a emigrar.

Riesgo de despoblamiento

Lo anterior, advierte el especialista en el estudio elaborado por BBVA-Bancomer, puede en el largo plazo generar cierto despoblamiento en las comunidades, sobre todo cuando emigran familias enteras.

Con esto, comenta, a la larga el flujo de remesas a la comunidad de origen podría tender a reducirse y no se generaría una expansión en la demanda y en consecuencia en el desarrollo de ese lugar.

Esto ocurre, cuando existe un traslado permanente de las familias al país de destino , refiere.

Y es que cuando familias enteras emigran, se puede presentar un proceso de despoblamiento, con lo que los posibles beneficios de las remesas podrían desincentivarse y no se generaría una expansión en la demanda y en consecuencia en el desarrollo del lugar de origen.

Actividades productivas

Sin embargo, el especialista reconoce que existe una parte de migrantes que trabaja en forma temporal y logra cierta acumulación de recursos.

lflores@eleconomista.com.mx