Dentro del sector fintech también hay startups enfocadas en ofrecer seguros, éstas son conocidas como insurtech. Para algunas de las compañías más grandes que operan en México, es un tema de absoluta actualidad, pero piden ser cuidadosos con este tema.

Jesús Martínez, director de Mapfre México, explicó que el fundamento del seguro es la ley de los grandes números. La cosa funciona si tienes una masa crítica suficiente .

En el caso de las fintech, refirió, aunque pudieran ser muy atractivas, si en un momento determinado se produce una circunstancia no prevista, podría no haber esa capacidad de respuesta que sí tienen las aseguradoras tradicionales.

El sector asegurador ha demostrado que está preparado para grandes catástrofes, grandes siniestros y con coberturas adecuadas, entonces todo esto se resuelve , expuso.

Recordó que, salvo algunas excepciones, en las grandes crisis las aseguradoras han salido bien libradas, dado que tienen sólidos niveles de capital que les exigen los órganos reguladores.

En este sentido, el director de Mapfre México consideró que si hoy las compañías de seguros tienen una exigencia de capital, cualquier fórmula aseguradora debería estar en esa misma línea.

Son temas muy actuales con los que tenemos que ser muy cuidadosos. Los mecanismos aseguradores funcionan si están bien diseñados, si no, hay que tener cuidado , advirtió.

Añadió: Estas nuevas fórmulas que están surgiendo son una base totalmente diferente, por lo cual se debe tener mucho cuidado .

Con él coincidió Mauricio del Pozzo, director general de Seguros de HSBC, quien agregó que en caso de algún evento catastrófico, lo que funciona en las aseguradoras es el volumen.

Mapfre y HSBC México firmaron una alianza para ofrecer a los mexicanos una alternativa para planear su futuro a través del lanzamiento del producto Inversión Retiro, un seguro que invierte en fondos de largo plazo para apoyar a los usuarios a complementar su ahorro para el retiro para mantener la calidad de vida que desean tras la jubilación.

De acuerdo con datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, los mexicanos recibirán en promedio 26% de su salario final al jubilarse, por lo que este producto está diseñado para mejorar los recursos disponibles tras pensionarse.