Las bajas pensiones que dan las administradoras de fondos para el retiro (afores) son una muestra de que no deben ser el único mecanismo en que los trabajadores deben ahorrar para su pensión, consideró Arturo Zambrano, gerente de producto e innovación de Seguros Monterrey New York Life.

“Al día de hoy seguimos esperando que la afore sea el esquema que nos permita resolver todo y la realidad es que no lo va a hacer. Necesitamos tener esquemas complementarios que nos permitan tener un ahorro adicional para hacer frente a los gastos que tengamos durante la vejez”.

En entrevista, aclaró que el sistema de afores no es malo, pues la tasa de remplazo de 30% que podría dar, es decir, el porcentaje que recibirá de pensión el trabajador de su último salario, no es mala si se complementa con otro tipo de productos que ayuden a mejorar el ahorro para el retiro.

“Actualmente existen esquemas que permiten complementar ese ahorro a través de seguros, planes privados de retiro o fondos de inversión (...) el problema es que el sector financiero no se ha esforzado demasiado por acercar estos productos a las personas”, admitió.

Mencionó que es necesario hacer que las personas pierdan el miedo a este tipo de productos y que los agentes promotores puedan explicar dudas e inquietudes a las personas que busquen mejorar su ahorro pensionario.

“Se tiene la idea de que los seguros de retiro son impagables, pero no es así. Se puede generar un ahorro de 1 millón de pesos con 600 pesos al mes, todo depende de la edad de la persona, su situación de ingresos, las metas de mediano y largo plazos que se tienen antes de la edad de retiro”.

Detalló que todavía hay tiempo para llegar a un sector de la población que es joven, para que pueda empezar a acercarse a su ahorro para el retiro y estar conscientes de qué van a vivir cuando dejen de trabajar.

Para Salim Afiune, presidente de la Asociación Mexicana de Actuarios Consultores, una de las mejores opciones de ahorro para el retiro es que las empresas puedan ofrecer a sus trabajadores planes privados híbridos, en los cuales tanto patrón como empleador hacen aportaciones al ahorro pensionario.

“La empresa aporta una parte y resuelve el costo del plan, pero si el trabajador quiere tener una mejor pensión, debe aportar más y ello será retribuido por la empresa al darle un extra”, recomendó en su momento.

Datos de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro indican que durante el 2018 se registraron 2,122 planes privados de pensiones, lo cual es muy bajo para el universo de empresas que existen en el país, que son alrededor de 5 millones.

Piden agilizar devoluciones en ahorro voluntario

José Antonio Llaneza, director general de Principal en México, consideró que una manera de diversificar más el ahorro pensionario es a través del ahorro voluntario.

A su parecer, uno de los mecanismos que frenaron la competencia en el ahorro voluntario fue la limitación de deducibilidad que se hizo en el 2014 con la reforma fiscal.

“Debe haber más opciones para el cliente, siempre y cuando existan los incentivos fiscales”, dijo.

Aclaró que, si bien no están buscando ampliar el límite de deducibilidad, sí piden que el proceso de devolución sea más directo y eficiente.

“Si se le puede hacer el descuento en nómina al trabajador y tener de manera inmediata el beneficio fiscal, eso incentivaría mucho el ahorro (...) más que ampliar el límite de deducibilidad, lo que buscamos es que se le faciliten sus devoluciones”.

[email protected]