Actualmente la tendencia de las grandes ciudades es crecer de manera vertical. Entre las principales razones está el importante incremento de la población urbana; en México, 71% de las personas vive en centros urbanos y se estima que dentro de 15 años este porcentaje crecerá por arriba de 80 por ciento.

El hecho de que se busque que haya más viviendas por hectáreas implica mayores beneficios, en términos de facilidad de movilidad para los habitantes, menores contaminantes y un uso de suelo mucho más eficiente. Sin embargo, el acceso de las personas a la vivienda vertical tiende a ser complicado, por un tema de altos costos y las condiciones de pago que tienen algunos desarrollos.

Cristina Porrás, directora de Crédito Hipotecario de BanRegio, destacó que uno de los problemas para la accesibilidad de la vivienda vertical es que se debe pagar un enganche mucho más grande, pues mientras para una construcción horizontal se puede partir de 5, 10 y máximo de 15% de enganche, en el proceso de construcción de la vivienda vertical el cliente debe pagar un enganche entre 20 y 40% del valor del inmueble.

David Penchyna, director general del Infonavit, destacó que aunque el instituto tiene identificados los ingresos de la población, el verdadero reto está en tener creatividad en cuanto a la oferta de mecanismos financieros para poder alcanzar a los derechohabientes que aunque ya califican para un crédito en las principales ciudades, no hay condiciones para generar oferta a su alcance.

En menos de un siglo México paso de tener 80% de su población en el campo a tener este mismo porcentaje viviendo ahora en zonas urbanas , afirmó.

Destacó que es necesario un esfuerzo transversal por parte de la banca privada, organismos de vivienda y constructores para encontrar las fórmulas financieras más avanzadas donde se logre un mayor alcance.

Ampliar los plazos, bajar las tasas y que prestemos más no es lo único; debemos pensar si el subsidio debe seguir para la construcción o para el suelo, ya que éste es el que incrementa sobremanera el costo de la vivienda , acotó.

Por su parte, el vocal ejecutivo del Fovissste, Luis Antonio Godina Herrera, destacó que la actual administración se ha involucrado en una política que busca densificar y desarrollar la vivienda vertical para que las personas estén cerca de su centro de trabajo.

Informó que al 2 de junio del 2016 el Fovissste ha erogado alrededor de 18,000 millones de pesos, de los cuales sólo 10% es para vivienda vertical.

Estamos desarrollando vivienda vertical en diferentes entidades, pero el problema es el suelo; debemos revisar el destino del subsidio fundamentalmente para financiar el suelo, pensando también en la demanda , coincidió.

Parejas podrán unir cuentas ?de vivienda

Derivado de la tarea constante de buscar mayor accesibilidad a la adquisición de una vivienda digna a los trabajadores, David Penchyna, director general del Infonavit, informó que se está en la firma de un convenio de colaboración entre el instituto a su cargo y el Fovissste.

Penchyna explicó que se trabaja aceleradamente en la identificación de hogares donde se puedan conjuntar los ingresos de una pareja, pues en la mayoría de los hogares ambas partes del núcleo familiar ya trabajan.

Por lo anterior, la conjunción de ingresos es un gran objetivo, hay muchos hogares en donde mientras que uno es derechohabiente del Infonavit, su pareja tiene acceso a un financiamiento con el Fovissste y si juntan este ingreso, tendrán acceso a una mejor casa.

Hay muchas acciones que podemos emprender juntos, somos dos organismo públicos que nos debemos a nuestra derechohabiencia; hay una línea de trabajo para revisar los parámetros de la calidad de la vivienda. Creo que alinear políticas públicas y trabajar de cerca con el Fovissste va a detonar un mejor tren de la vivienda hacia el futuro , acotó.