Es casi un hecho el alza de tasas por parte de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) y muy seguramente los inversionistas extranjeros buscarán mercados que les ofrezcan mejores rendimientos y menos riesgos. Sin embargo, para Banco Base, en México la salida de flujo de capitales será moderada, debido a que tiene mejores condiciones que otras economías emergentes. Según sus estimaciones, alcanzaría un máximo de 5,000 millones de dólares en el primer trimestre del 2016.

Gabriela Siller, directora de Análisis Económico–Financiero del banco mexicano, explica que esta cifra es mucho menor a los cerca de 300,000 millones de dólares que han entrado al país desde el 2008 a la fecha.

No creemos que en ningún momento se vaya a dar una fuga de capitales, porque la economía mexicana como quiera va muy bien comparada contra otras economías, emergentes (...) y como quiera la relación riesgo rendimiento es bastante aceptable , explica.

La especialista aclara que, pese a la incertidumbre generada por la decisión aplazada de la Fed, la caída en los precios del petróleo, la desaceleración de China y los conflictos geopolíticos mundiales, no se ha registrado en México una salida masiva de flujos de capital, sólo se ha desacelerado la entrada.

Refirió que aunque en el 2014 entraron al país alrededor de 47,000 millones de dólares, y en lo que va del 2015 apenas 19,688 millones, que representan una baja anual de 58%, el flujo no se ha detenido.

No hemos visto una salida de capitales. Como quiera, México sigue siendo un excelente escenario para invertir, sobre todo cuando nos comparan contra Brasil que trae tasas negativas de crecimiento; contra Argentina, que está cerca de una crisis, y bueno contra otras economías emergentes, en México la tasa promedio de crecimiento de este año de 2.4% es positiva , destaca.

Cabe recordar que Turquía vive una situación cercana a una crisis política; Brasil se encuentra cerca de una crisis económica y política, y Argentina también tiene problemas importantes.

Añade: A medida que ha avanzado el año hemos visto que siguen entrando capitales, pero que el ritmo de entrada ha disminuido significativamente .

Siller destaca que en el primer trimestre sí habría una salida máxima de 5,000 millones de dólares, pero que en los siguientes meses volvería a repuntar.

Entonces creemos que con el alza de tasas de la Fed van a salir como máximo 5,000 millones de dólares, que se verán reflejados en el primer trimestre del 2016, pero es una salida bastante moderada con respecto a todos los capitales que han entrado del 2008 a la fecha. Y la entrada en los siguientes meses del 2016 va a darse debido a que todavía hay un exceso de liquidez en el mercado, por las políticas altamente acomodaticias de bancos centrales importantes en el mundo .

Puntualiza que esto propiciará la salida de capitales de otras partes del mundo, y aquí en México la tasa es bastante atractiva. El riesgo es moderado, si nos comparan además contra otros emergentes como Turquía, Brasil y Argentina, pues México sigue teniendo un buen escenario para invertir .

En cuanto al panorama económico, Banco Base mantuvo su pronóstico de crecimiento para la economía mexicana este año en un rango de entre 1.8 y 2.3%, pero ahora más cercana a 2.3%, debido al comportamiento que se registró en el último trimestre.

Para el 2016, espera que el mayor dinamismo se observará en el segundo semestre, impulsado en parte por la recuperación de la economía de Estados Unidos. Refirió que una vez que la Reserva Federal comience el alza de sus tasas de interés, lo cual no pasaría de marzo del próximo año, habría una menor incertidumbre, y esto incentivaría el consumo en ese país, favoreciendo a las exportaciones mexicanas.

Prevé que si el instituto central eleva sus tasas este mes, el tipo de cambio podría colocarse en niveles de 17.20 pesos por dólar, pero si se mantiene sin cambio cerraría sobre los 16.60 pesos.

Anticipó que de concretarse el esperado incremento de tasas en la reunión del 16 de diciembre, el Banco de México (Banxico) haría un ajuste en su política monetaria al día siguiente, para terminar el año con una tasa de interés de referencia en 3.25 por ciento. No obstante, refirió que en el 2016 no seguiría el paso de la Fed y sólo haría dos incrementos, con lo que la tasa objetivo cerraría sobre 3.75 por ciento.