Las quejas ante la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) por presuntos fraudes financieros están relacionadas ya con operaciones de comercio electrónico (e-commerce), donde se paga con tarjetas de crédito o débito.

En conferencia de prensa, el presidente del organismo, Mario Di Costanzo, explicó que al cierre del 2017 hubo 6.4 millones de quejas de los usuarios por un posible fraude con tarjetas de crédito y/o débito, 25% más que en el 2016.

De éstas, 3.3 millones (51%) fueron en operaciones de comercio electrónico; 2.1 millones (32%) en terminales punto de venta; 727,000 (11%) en comercio por teléfono y 221,000 (3%) en cajeros automáticos.

El presidente del organismo destacó que ha habido un cambio en la tendencia a través de la cual se cometen fraudes financieros, pues mientras en el 2011 las quejas por un posible fraude en comercio electrónico representaban 7%, ahora son 51 por ciento.

En sólo un año, del 2016 al 2017, las quejas por posible fraude en comercio electrónico repuntaron 103% al pasar de 1.6 millones a 3.3 millones.

El funcionario destacó que el monto reclamado por posibles fraudes en comercio electrónico ascendió a los 3,768 millones de pesos contra los 1,866 millones del 2016 y apenas 409 millones del 2011. De ello, se abonó 85% a las casi 1 millón de personas afectadas.

Por otra parte, la Condusef precisó que de los 6.4 millones de quejas por posibles fraudes con tarjetas en el 2017, 58% (3.7 millones) fue con tarjetas de crédito y 42% (2.7 millones) en tarjetas de débito.

Di Costanzo señaló que aunque la proporción de la tarjeta de débito ha aumentado al pasar de 32 a 42%, ello se explica por el mayor uso de este tipo de plástico, pues hoy hay alrededor de 105 millones de contratos de tarjetas de débito.

En tarjetas de crédito, detalló la dependencia, 40% de los casos se dio en tarjeta clásica con 1.4 millones de reclamos; seguida de la oro con 35% y 1.3 millones y la platino con 22% y 815,799 quejas.

En cuanto a las de débito, 76% de los reclamos (2.0 millones) fueron en cuentas de nómina y 24% (657,172) en cuentas de depósito.

Respecto a los fraudes con tarjetas en TPV, se registró una baja anual al quedar en el 2017 en 2.0 millones, contra 2.6 millones en el 2016. En los cajeros automáticos también bajaron los reclamos, toda vez que mientras en el 2016 se registraron 247,683, en el 2017 hubo 220,526.

“En suma, los tres medios (comercio electrónico, TPV y ATM) nos ocupan; sin embargo, la probabilidad de tener un fraude en comercio electrónico es mayor, si el usuario y el comercio no adoptan las medidas preventivas suficientes”, mencionó Di Costanzo.

De acuerdo con la Condusef, en el 2017 se realizaron más de 173 millones de operaciones en comercio electrónico y el número de reclamaciones fue de 3.2 millones, por lo que el índice de reclamos fue de 188 por cada 10,000; mientras en TPV hubo 2,800 millones de operaciones y 2.0 millones de reclamos, una proporción de siete por cada 10,000; y en ATM 1,764 millones por 220,000 reclamaciones, con un índice de uno por cada 10,000.

En lo referente a posibles fraudes en banca móvil, en el 2017 se registraron 57,430, un incremento de 103% anual. Aquí, el usuario reclama no haber realizado el retiro de dinero. A decir de Condusef, al cierre del año pasado había 15.2 millones de contratos de banca móvil.

La banca ha reconocido el alza de este tipo de fraudes, pero también es constante las inversiones que realizan en la seguridad para combatirlo. Además han recomendado a la población ser muy cuidadosos con sus datos personales y de sus tarjetas de crédito para evitar este tipo de delitos. En el caso de robo de identidad, incluso, han insistido en la necesidad de que haya un carnet único de identidad, además de que ya instrumentan el uso de elementos biométricos en sus productos y servicios.

CONVENIO CON POLICÍA

Mario Di Costanzo adelantó que, en breve, firmará un convenio de colaboración con la división científica de la Policía Federal para tratar de evitar los fraudes financieros.

El funcionario no abundó al respecto, pero dijo que se trata de que la Condusef envíe la información de los casos a la dependencia de seguridad, para que ésta actúe.

En el mismo tenor, refirió que se llevará a cabo un taller de “ciberseguridad, clave para lograr un terreno propicio para la economía digital”; además de que se desarrollará un micrositio y una app.