La historia de la marca Bancomer, que en los próximos meses desaparecerá para quedar sólo como BBVA (igual que su matriz española), se remonta a 1932, cuando un grupo de no más de 30 personas fundó el llamado Banco de Comercio S.A.

Desde entonces, la identidad de Bancomer ha permanecido en la vida de los mexicanos, con capítulos en su mayoría de éxito -aunque otros más desangelados- a grado tal que hoy BBVA Bancomer es el banco más grande de los que operan en México, con casi 20 millones de clientes y una utilidad en el 2018 de más de 52,000 millones de pesos.

Entre los capítulos más importantes que han marcado la historia de Bancomer destacan: su creación en 1932; la nacionalización en 1982 y la posterior reprivatización en 1991; la capitalización por parte del español Banco Bilbao Vizcaya Argentaria (BBVA) en el 2000 y la fusión con Bancomer; la adquisición en ese mismo año de Banca Promex; y en el 2002, cuando Grupo Financiero BBVA se convirtió en el accionista mayoritario de Grupo Financiero BBVA Bancomer. En el 2004 el español se hizo casi de la totalidad de las acciones de la filial mexicana.

Hoy BBVA Bancomer es el principal mercado del BBVA, y le representa más del 40% de sus ingresos totales, que en el 2018 ascendieron a los 5,324 millones de euros.

Este miércoles el grupo español dio a conocer que unificará su marca en todo el mundo, por lo que en México, en los siguientes meses, se prescindirá de la identidad Bancomer; lo mismo que en Argentina de la marca Francés; que Compass en Estados Unidos; y de Continental en Perú. Garanti, la franquicia turca del grupo, cambiará su marca a Garanti BBVA. El grupo también tendrá un nuevo logotipo acorde a los nuevos tiempos.

“La nueva identidad es un reflejo de los valores de BBVA, especialmente el de ‘Somos un solo equipo’, que enfatiza la importancia de las personas que trabajan en el grupo, así como su compromiso con el proyecto que es BBVA”, destacó la institución.

Detalló que con ello se realizará un despliegue progresivo de su nueva identidad, que incluirá cambios en sus edificios corporativos, la red de oficinas y el resto de materiales corporativos.

De acuerdo con la institución, el cambio también pone de relieve el objetivo de BBVA de ofrecer una propuesta de valor única y una experiencia de usuario homogénea, propias de una compañía digital. 

“El grupo busca que sus productos y servicios sean globales, como resultado de un único proceso de desarrollo, lo que permite una colaboración global, priorización de recursos, mejor ‘time to market’ y adaptaciones en cada mercado”, puntualizó.

Carlos Torres Vila, presidente del BBVA a nivel global, expresó al respecto que en un mundo donde la digitalización y la globalidad ya son una realidad, la experiencia del cliente es el factor más importante para el éxito de cualquier empresa. 

“BBVA ha sido pionero en su apuesta por la digitalización y en buscar soluciones que ayuden a los clientes a tomar las mejores decisiones en sus vidas y en sus negocios. Su reflejo en una marca común es el paso natural en estos momentos”, dijo.

En tanto Onur Genç, el consejero delegado de BBVA, recordó que BBVA es un grupo global, presente en más de 30 países. 

“Hemos unificado nuestro nombre y actualizado el logo para transmitir mejor nuestra nueva realidad, cada vez más global y digital. Esta nueva identidad reforzará el compromiso de BBVA con sus casi 75 millones de clientes para ofrecerles las mejores soluciones globales manteniendo nuestra actitud de servicio local. Y ese es exactamente nuestro propósito: poner al alcance de todos, la oportunidad de esta nueva era,”, manifestó.

Por su parte, Eduardo Osuna, vicepresidente y director general del todavía BBVA Bancomer, resaltó que el grupo se caracteriza por su constante modernización y capacidad de cambio, siempre poniendo al cliente en el centro de todas sus decisiones.

“Unificar la marca nos permite fortalecer la presencia de BBVA en todas las geografías, pero al mismo tiempo es un compromiso constante con México en la construcción de un sólido sistema financiero que apuesta por la innovación tecnológica en favor de sus clientes”, expresó el mexicano.

Banamex, otro que cambió de imagen

En el 2016, Banamex, otro de los grandes bancos que operan en México, cambió también de imagen y de nombre. Desde entonces dejó de ser sólo Banamex, para convertirse en Citibanamex, en alusión a su casa matriz, el estadounidense Citigroup.

“¿Por qué integrarlo? Porque es una demostración adicional del compromiso de Citi con México. Ahora no somos dos instituciones, es una sola que se compromete a entregar lo mejor de México y lo mejor del mundo”, señaló en aquel entonces Ernesto Torres, director de Citibanamex.

 

Foto EE: Archivo
Foto EE: Archivo