Para el Banco de México, las filiales de los bancos extranjeros no representan un riesgo para el sistema financiero mexicano, ya que su independencia y fortaleza financiera los aísla de un riesgo de contagio.

Al presentar el Reporte del Sistema Financiero Mexicano , Agustín Carstens, gobernador del Banco de México, mencionó que el sector bancario en México tiene 48.5% de los activos del sistema financiero y su relevancia en la estabilidad del sistema es muy alta, por ello se tomaron medidas prudenciales en el sector.

No estamos viendo que las subsidiarias estén dando crédito a sus controladoras ni que estén comprando cartera de crédito a las matrices; sin embargo, las medidas que se adoptaron para disminuir el monto de los créditos con partes relacionadas, entre otras, son de carácter prudencial , dijo Carstens.

El funcionario destacó además que como sector, los bancos en México en general tienen un bajo riesgo de contagio del exterior, dado que de acuerdo con el monitoreo diario que se realiza en el Banco de México, la exposición al riesgo es baja.

Los ejercicios de estrés realizados muestran que en la mayoría de los escenarios empleados, los efectos adversos no constituyen un riesgo para la solvencia del sistema bancario en su conjunto , refiere el reporte de Banxico.

PREOCUPAN SOFOMES

Dentro de las preocupaciones del banco central para mejorar el sistema financiero se encuentra que las sofomes no reguladas dedicadas a dar créditos de nómina no den información al Buró de Crédito, por lo que recomienda que se extienda la regulación y supervisión hacia estas entidades financieras.

Los créditos de nómina bancarios y no bancarios han registrado en promedio un crecimiento real por arriba de 40% anual, en los últimos dos años, donde si bien se han moderado, éstos superan los incrementos de la cartera de consumo, la cual ha sido de 20% anual y de las empresas, 15% anual en promedio.

Por lo que toca al ámbito internacional, Banco de México indicó que de darse el denominado precipicio fiscal en Estados Unidos, la economía del país del norte caería en recesión, lo que impactaría de forma negativa a México.

El tema político en Estados Unidos está complicado, por lo que esperamos que se resuelva antes de que se refleje en las economías , dijo Carstens.

Mientras que al referirse al entorno económico interno de México, el Banco de México considera que es completamente positivo y que, a pesar de que Banxico no se siente cómodo con una inflación arriba de 4%, existen las condiciones necesarias para mantener la perspectiva positiva sobre las distintas variables macroeconómicas.

Como reflejo de la confianza que tienen los inversionistas y los organismos internacionales de la solidez económica de México, el Gobernador del banco central confirmó que antes de que termine el año, muy probablemente estará ratificándose la línea de crédito flexible que tiene el país con el Fondo Monetario Internacional.

ehuerfano@eleconomista.com.mx