La banca española tendría que fortalecer sus reservas en un máximo de 62,000 millones de euros para garantizar que tendrá la capacidad de resistir un escenario extremo de una contracción profunda y permanente de la economía.

Ésta es la conclusión que arrojó la auditoría independiente de Roland Berger, que es una de las dos firmas que difundieron ayer sus resultados tras evaluar la situación financiera de 14 bancos del país.

Bajo el mismo escenario hipotético extremo de un deterioro constante de la economía de aquí al 2014, la auditoría Oliver Wyman estimó que el colchón de respaldo para la banca española tendría que ser de unos 51,000 millones de euros.

Estas cifras se encuentran por debajo de la cifra que estimó el mercado para apuntalar al sector bancario, de 100,000 millones de euros. Y estaría por arriba de la estimación que recientemente difundió el Fondo Monetario Internacional de 40,000 millones de euros.

Al respecto, el subgobernador del Banco de España, Fernando Restoy, aclaró que estos primeros resultados no permiten establecer estimaciones precisas de las necesidades de cada entidad. Todo parece apuntar a que se van a concentrar en aquellas entidades que están intervenidas por el FROB .

En total cuatro, Bankia -el más expuesto de los grandes bancos españoles a los activos tóxicos inmobiliarios-, Banco de Valencia, CatalunyaCaixa y Novagalicia.

Por su parte, Santander, BBVA y CaixaBank no requieren de más recursos.

Éstas no son las únicas cifras que tomarán en cuenta, pues aún faltan cuatro auditorías más dirigidas por pwc, KPMG, Deloitte y Ernst & Young, que en julio serán difundidas y darán sustento a la solicitud que hará el gobierno español.

Aún bajo el escenario base de evolución de la economía, las necesidades de la banca española serían de entre 16,000 y 25,600 millones de euros.

OBJETIVO: APUNTALAR

Información divulgada por agencias internacionales de noticias precisa que las autoridades españolas definirán el monto del préstamo aprobado por el Banco Central Europeo para recapitalizar a la banca en función de las conclusiones divulgadas por las firmas.

En una conferencia de prensa, autoridades financieras de España explicaron que los resultados de las auditorías son manejables , no son necesidades imperiosas y las cifras están por debajo de la cantidad acordada con el eurogrupo para dar certidumbre a los mercados .

En la misma conferencia, las autoridades divulgaron que el costo de las auditorías externas fue de ?2 millones de euros.