Hasta ahora, la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) ha cumplido su objetivo principal: mantener la estabilidad y el sano desarrollo del sistema financiero mexicano.

Bernardo González Rosas, presidente de este organismo desde hace menos de un mes, considera que se debe garantizar un cierre ordenado de la administración, pero en la siguiente debe seguir cumpliéndose este objetivo.

En la actualidad la CNBV supervisa a más de 5,000 entidades financiera a las que se suman, ahora, las llamadas fintech.

Respecto al sistema bancario, afirma que está bien, con solidez, bien capitalizado y con liquidez, aunque reconoce que hay algunos retos como seguir aplicando las medidas antilavado de dinero; el uso de elementos biométricos para la identificación de los clientes, y la regulación secundaria de la Ley Fintech.

— ¿Cómo recibe la CNBV?, ¿cuál será su bandera, su toque?

Recibí una comisión bancaria que funciona muy bien, que ha cumplido con el objetivo de mantener la estabilidad y el sano desarrollo del sistema financiero. En el sector bancario ha habido avances muy relevantes, empezamos en la administración con 43 bancos, hoy tenemos 50 operando. El sistema está bien, evidentemente hay retos en el tema de supervisión, uno de ellos, sin duda, es que incorporemos todas las medidas de prevención de lavado de dinero que hemos actualizado. El otro es la identificación de los usuarios para evitar el robo de identidad, que se adopten estas medidas adecuadamente en las instituciones de crédito y por supuesto la Ley Fintech, que le otorga a la CNBV una buena cantidad de responsabilidad, tanto en la autorización de las entidades financieras que van a operar en este sector ya de manera formal como en el desarrollo de las disposiciones secundarias.

— El GAFI menciona en su último informe sobre México el tema de la identificación del cliente final, ¿qué están haciendo los bancos?

— Lo que se estableció en las recientes disposiciones que emitió la Secretaría de Hacienda es que lo que se tiene que hacer es identificar quién es la persona física que está detrás de una persona moral, quién tiene el control de la entidad. El GAFI establece una serie de pasos que se tienen que seguir y que están reflejados en las disposiciones, tenemos que ver que los bancos sigan hacia adelante para la identificación del beneficiario final. Ahí los registros públicos son muy importantes así como el papel de los notarios para identificar a las personas físicas que realmente controlan (las empresas).

— ¿Y cómo van los bancos en el tema de la identificación de los usuarios?

— Muy bien, la verdad es que muchos ya tenían medidas biométricas para identificar a sus clientes. Lo que hace la regla es que les pide que validen esa base de datos que ya habían creado con una base de datos oficial como la del INE, que tiene huellas digitales y que te garantiza checar si efectivamente la persona que tiene registrada un nombre es la que tiene credencial de elector. Eso permitirá que cada institución tenga una base de datos muy sólida. Y por otro lado hay ciertos esfuerzos que están haciendo las instituciones por tener bases de datos compartidas. 

— ¿Con las fintech cómo trabajarán en prevención de lavado de dinero? ¿Aplicarán las mismas medidas que tienen los bancos, las sofipos, las sofomes?

— Las recomendaciones del GAFI son universales, son independientemente de la figura o la entidad financiera con la que estés trabajando. Entonces digamos que los principios básicos son identificar al cliente, eso será lo mismo que les pidamos a las fintech: monitorear las transacciones para que si hay comportamientos inusuales los reporten a las autoridades.

— ¿Cómo vendría la regulación secundaria de la Ley Fintech? 

— Uno de los preceptos principales de la ley es que no se podrían escribir en la propia ley muchas de las reglas ya puntuales que venían a regir al mercado, sino que tienen que estar en las disposiciones secundarias. Entonces hay un transitorio en el que se obliga a la CNBV a que en seis meses posterior a la aprobación de la ley, emita el primer conjunto de reglas secundarias para el sector. Son las reglas que le van a dar viabilidad a estas instituciones para que puedan operar ya en este marco legal. Luego tenemos otras obligaciones a los 18 meses, y otra a los 24 meses. Sin embargo, son disposiciones que, por la naturaleza misma de la industria, se tendrán que estar actualizando de manera permanente, y para eso la comisión se está preparando.

— ¿Qué avances ha habido en el tema del Bitcoin?, ¿qué podríamos ver?

— Lo que hemos hecho con las facultades que tenemos es emitir alertas al público entre las tres autoridades para decirles que conozcan muy bien, que se familiaricen con los activos virtuales, que son activos, que no son monedas, que no están respaldados por ningún gobierno ni por un banco central. Al no tener ese respaldo monetario, evidentemente su valor está definido por el mercado, por la ley de la oferta y la demanda. Y que además tiene una alta volatilidad, su precio cambia súbitamente, y en magnitudes importantes. Entonces, cuando la gente quiere invertir en estos activos tiene que saber que esos son riesgos inherentes. Debe tener mucho cuidado de a quién se los compran y se los venden porque lo que sí hemos identificado es que puede haber esquemas de piramidación o incluso de defraudación. Ahora, con la aplicación, aprobación y puesta en marcha de la ley, existen nuevas obligaciones, por ejemplo para el Banxico, para establecer cuáles son los activos virtuales que sí son aceptados y con los que pueden operar las fintech y las instituciones de crédito y las condiciones que tienen que cumplir para poder operar con esos activos.

— ¿Hoy la banca está bien?, ¿no hay algún caso que esté en rojo?

— Hoy el sistema financiero está sano, creciendo, con índices de liquidez y de capitalización sanos, y estamos revisando a cada institución en lo individual. Todas tienen particularidades, y ahí evidentemente hay cosas que los supervisores estamos revisando puntualmente, pero lo que sí podemos decir es que a nivel de sistema, estamos bien capitalizados, con suficiente liquidez, creciendo  y generando utilidades.

— ¿Sigue habiendo solicitudes de más bancos?

— Sí hay el interés de inversionistas tanto nacionales como extranjeros para participar en el capital de diversas instituciones, y tampoco podemos comentar sobre esos proyectos pero sí hay interés y hemos visto que es constante, y no sólo de inversionistas mexicanos, sino también de extranjeros.