En materia de fusiones y adquisiciones en México, el primer trimestre fue 18% mejor que el observado en igual lapso del 2017, tanto en número de transacciones como en monto, destacó la consultora internacional KPMG.

El socio líder de Asesoría en Fusiones y Adquisiciones de KPMG en México, Saúl Villa, destacó este mejor desempeño pese al ambiente de volatilidad que se vive en país, provocado sobre todo por la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), así como por las elecciones federales del 1 de julio próximo.

Afirmó que en México, el interés de las compañías extranjeras por participar en el mercado nacional sigue latente, aunque hoy se observa mayor cautela en la decisión final de adquirir o no empresas en el país que cumplan con el perfil adecuado.

Apuntó que la visión de los inversionistas corporativos es a largo plazo, es decir, la intención de adquirir parcial o totalmente compañías en México contempla un horizonte superior a 20 o 30 años.

“Los fundamentales macroeconómicos de México son sólidos y se espera que continúen siéndolo”, señaló al comentar la última edición del reporte anual de KPMG “Global M&A Predictor” sobre fusiones y adquisiciones (mergers and acquisitions, M&A por sus siglas en inglés).

A nivel global, para el 2018 se anticipa un próspero año en términos de fusiones y adquisiciones, y se espera que el apetito y la capacidad de financiar la compra de empresas se incrementen 5 y 17% respectivamente, lo que se compara favorable con respecto al 2017, cuando el apetito previsto era de 1.0 por ciento.