Los bancos estadounidenses JPMorgan Chase y Citigroup abrieron el jueves la temporada de resultados empresariales estadounidenses del tercer trimestre anunciando buenas ganancias gracias a más préstamos y a tasas más altas.

No obstante, los ingresos en algunos sectores clave volvieron a ser débiles debido a la poca volatilidad y menores ingresos por actividades de corretaje. Ambos bancos dijeron que los huracanes que se abatieron sobre Estados Unidos influyeron en contra de su actividad.

“JPMorgan Chase presentó sólidos resultados en un ambiente muy competitivo”, dijo el jefe ejecutivo, Jamie Dimon.

JPMorgan, el mayor banco estadounidense por activos, reportó ganancias de 6,700 millones de dólares en el tercer trimestre; lo que significa 7% más que en el mismo lapso del año pasado.

Los ingresos fueron por 25,300 millones de dólares; 3% más que hace un año.

Números parecidos presentó Citigroup, que también aumentó sus ganancias 7%, a 4,100 millones de dólares y un incremento de 2%, a 18,200 millones en su volumen de negocios.

Ambos bancos mencionaron que los aumentos de las tasas de interés dispuestos por la Reserva Federal de Estados Unidos les permitieron cobrar más por los préstamos otorgados.

La cantidad de préstamos aumentó con relación al año pasado, lo cual es interpretado como una señal de un buen desempeño de la mayor economía mundial.

Los dos bancos señalaron, en contrapartida, que tuvieron dificultades en el mercado de valores de renta fija. JPMorgan reportó una caída de 27% en esa categoría mientras que la de Citigroup fue de 16 por ciento.