JPMorgan Chase está considerando otorgar menores bonos al presidente ejecutivo James Dimon y a otros directivos, mientras que Citigroup está repensando las estructuras de pagos a sus jefaturas, ansiosos por complacer a los inversores después de que las gerencias protagonizaron varias polémicas este año, reportó el Wall Street Journal.

JPMorgan, el banco más grande de Estados Unidos, perdió al menos 5,800 millones de dólares en operaciones de derivados de créditos que resultaron mal. El banco podría recortar sus bonos del 2012, pero también está analizando cómo hacerlo sin reducir drásticamente el pago a ejecutivos, informó el Journal, citando personas cercanas a la institución.

También dijo que la junta directiva del Citigroup decidirá cómo revisar el plan de compensación del año próximo para obtener apoyo entre inversores. En abril, accionistas rechazaron la estructura de pago de la administración en una votación no vinculante.

Varios bancos estadounidenses están luchando con los pagos a ejecutivos en medio de un flojo rendimiento de la industria financiera, un débil crecimiento económico y una reducción de costos expandida.

Ni JPMorgan ni Citigroup pudieron ser contactados inmediatamente por Reuters fuera del horario comercial de Estados Unidos.

RDS