Inversionistas actúan con una mayor cautela al momento de invertir en el sector inmobiliario debido a varios problemas que ha ralentizado el crecimiento del sector.

Durante su participación en la Expo Negocios Inmobiliarios, el presidente ejecutivo de Quiero Casa, José Shabot, explicó que en los últimos dos años, los movimientos en la tasa de interés ha afectado los créditos hipotecarios.

Además, dijo, se ha reflejado un encarecimiento en los costos de la construcción derivado de la eliminación del subsidio a los combustibles.

“Nos encontramos en un sector inmobiliario donde las familias no necesariamente ganan más”, refirió.

En los últimos dos años, Banco de México ha realizado 13 movimientos al alza de su tasa objetivo, equivalentes a un aumento de 450 puntos base.

Según datos de la Condusef, el crédito hipotecario de la banca comercial ronda entre los 9.99% hasta los 13.5%, el porcentaje depende de la cantidad a financiar y el banco.

En lo particular, el ejecutivo señaló que en Vivienda en Renta han modificado sus estrategias de inversión ya que con el alza en las tasas de interés optan por invertir una mayor cantidad en capital que en una tasa apalancada.

“Algo que decidimos en una junta de consejo en un par de meses fue que todos los proyectos nuevos no los íbamos a apalancar con un crédito puente e implica que tenemos que invertir mucho más capital en los proyectos”, mencionó.

Añadió que es preferible tener una sólida estructura de capital y cuidando mucho el precio en el que compran la tierra.

Raúl Gallegos, managing director en Credit Suisse detalló que es difícil justificar que estas tasas de interés agreguen valor al desarrollador. Pero, destacó que los créditos en dólares reflejan un aumento en tasas mucho más moderado. “Creo que los retornos de los proyectos dan una mayor capacidad de crédito y que se les agregue valor o retorno”, expresó.

En este sentido, Francisco Martín del Campo, presidente de Arquitectoma, dijo que observan un sentimiento de “prudencia” entre los inversionistas, pero no sólo del sector inmobiliario; consecuencia de los recientes acontecimientos en el país, sobre todo la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México.