Como parte de su proceso de crecimiento y, principalmente, para obtener más recursos a través de la captación y un mayor fondeo, algunos intermediarios financieros no bancarios han migrado y otros más buscan migrar a la figura de banco.

En la actualidad, hay al menos tres entidades no bancarias que han hecho pública su intención de convertirse en banco.

Incluso algunas de éstas ya llevan un proceso avanzado ante autoridades financieras como la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) y el Banco de México (Banxico).

Grupo Progreso de Chihuahua es uno de los que tienen el objetivo de entrar al negocio bancario. La intención es que tres de sus empresas financieras (una unión de crédito, una sofipo y una casa de cambio) se junten y puedan operar como banco de nicho, especializado en atención a las pequeñas y medianas empresas (pymes) que operan en el sector agropecuario.

Este proceso ya lleva algunos años, pero, a decir del director general de la Unión de Crédito Progreso, Jaime Herrera, en el 2013 tuvo que reiniciarse, y ahora el asunto ya está de nuevo en análisis de la CNBV, por lo que se espera una respuesta que podría darse en los próximos meses.

La sofom Financiera de Occidente (Finox), con sede en Guadalajara, Jalisco, es otra entidad que lleva ya algunos años buscando migrar a banco especializado, también, en atención a pymes agroindustriales.

Desde el año pasado, el expediente ya estaba en estudio de la CNBV, por lo que la autorización podría darse en cualquier momento. Incluso desde el 2012 se informó que el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), a través de su brazo financiero, la Corporación Interamericana de Inversiones, invirtió 10% del capital de la entonces sofol y ahora sofom para apoyar el proceso de migración a banco.

Un intermediario no bancario más que ha manifestado su interés de ser banco es la sociedad financiera popular (sofipo) Ficrea. Ésta, según lo ha manifestado su director general, Sergio Ortiz, también se especializaría, como ya lo hace ahora, en la atención a las pymes.

La necesidad en las pequeñas y medianas empresas es toda, porque nacen prácticamente de la nada. Son empresas a las que les falta equipamiento industrial para tener más capacidad productiva, para producir con más calidad. Son empresas que les falta apoyo al capital de trabajo , ha referido el director general de la sofipo, Sergio Ortiz.

En los últimos dos años, diversas financieras no bancarias han logrado la autorización para operar como bancos. Entre éstas se encuentran: Consubanco, que proviene de una sofol; Banco Inmobiliario Mexicano, Banco Agrofinanzas y Forjadores, cuyo origen es una sofom, así como Bicentenario, que viene de una unión de crédito.

[email protected]