La Reserva Federal estadounidense (Fed) inició en Washington su reunión de dos días, de la cual se espera que mantenga el rumbo de la política monetaria, sin aumentar los estímulos para la economía anunciados en septiembre, ante la expectativa de que el actual presidente, Ben Bernanke, no buscará un tercer mandato.

Tras esta cita, los 12 miembros que componen el Comité de Política Monetaria de la Fed (FOMC) deberían confirmar las medidas de estímulo para la recuperación: la promesa de mantener las tasas de interés en un nivel mínimo y el lanzamiento de un programa de compra de bonos adosados a títulos inmobiliarios, a razón de 40,000 millones de dólares mensuales.

Este programa se suma al plan de compra de obligaciones por un total de 2,3 billones de dólares que la Fed ya inyectó en los mercados desde 2008. En este sentido, la Fed debería anunciar que mantiene la tasa de interés de referencia entre 0 y 0.25% y renovaría su compromiso de mantener este nivel como mínimo hasta mediados de 2015.

El objetivo de estas medidas es recortar las tasas para impulsar la inversión y el consumo, ayudando así a la recuperación.

Los indicios de una recuperación siguen siendo débiles como para justificar una política monetaria más restrictiva, con riesgos en varios frentes: las elecciones del 6 de noviembre, el precipicio fiscal, la crisis de la zona euro y la desaceleración en China.

Además, los miembros del FOMC también comparten la percepción de que la inflación no supone una amenaza que requiera tomar mayores precauciones con respecto a los estímulos adoptados.

BERNANKE NO BUSCA NUEVO MANDATO

El presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, dijo que probablemente no buscaría un tercer mandato al frente del banco central estadounidense si el presidente Barack Obama consigue su reelección.

El candidato presidencial republicano Mitt Romney ya ha anticipado que no repostularía a Bernanke si llega a la presidencia. El exsecretario del Tesoro, Lawrence Summers, sería uno de los principales candidatos de Obama para reemplazar a Bernanke.

Otros candidatos con menos posibilidades serían Janet Yellen, actual vicepresidenta de la Fed, y el economista Alan Krueger, exsecretario adjunto del Tesoro.

Glenn Hubbard, que encabezó el Consejo de Asesores Económicos de George W. Bush, es mencionado a menudo como el candidato más probable para la Fed si ganara Romney.