El Instituto del Fondo Nacional para el Consumo de los Trabajadores (Infonacot) realiza acciones para transformarse de entidad "paternalista" a una institución financiera, con productos de crédito y tasa de interés más competitivas que las existentes en el mercado.

El director general del organismo, Gabriel Ramírez Fernández, explicó que actualmente el instituto ofrece dos tipos de crédito: el tradicional a través de una tarjeta de crédito y para imprevistos, dinero en efectivo que se deposita en una cuenta de ahorros.

El monto del préstamo es equivalente a cuatro meses del sueldo del contratante a pagar en un plazo de hasta 36 meses. El pago se realiza a mensualidades fijas, el usuario decide el tiempo en que desee saldar la deuda siempre que no exceda estos tres años.

En entrevista, destacó que a diferencia de los créditos que otorgan los bancos, los del Infonacot no son créditos revolventes, si el cliente saca un financiamiento del Instituto por 12 meses, en ese plazo termina de pagar, ya que en cada mensualidad se amortiza tanto capital como intereses.

"Sabes cuánto pediste prestado, cuánto te cuesta -el crédito- y cuándo terminas de pagar", lo que es muy ventajoso respecto a lo que se observa en el mercado crediticio.

La tasa de interés que cobra esta institución es fija y oscila entre 10 y 32%, porcentaje menor al 45% que en promedio se observa en productos revolventes como la tarjeta de crédito en general y del 40% en créditos de nómina.

Este financiamiento, explicó, está ligado a la nómina y por Ley el Instituto no puede descontar más del 20% de lo que el trabajador gana mensualmente, lo que evita sobre endeudarlo, es decir, "no te doy un crédito que no seas capaz de pagar".

Como una institución financiera, agregó, el instituto también ofrece planes de reestructura para los clientes que por alguna razón no pueden seguir pagando al mismo ritmo o han perdido su trabajo.

En este caso para las personas que deben poco dinero se le ofrece el esquema llamado 70-30, si el cliente paga el 70% de su deuda, el 30% restante se le condona.

Para quién no tenga liquidez inmediata, se le ofrece un programa de reestructura llamado 20-20-20, en donde el cliente liquida el 20% de lo que debe, otro 20% se reestructura a 20 meses y por cada pago puntual que realice se le hace un descuento de 20 por ciento.

Si el trabajador que pierde su empleo desaparece, cuando se reincorpora a la economía formal es detectado a través del Sistema de Ahorro para el Retiro (SAR), y en el momento que vuelve a trabajar en otra empresa se reactiva el cobro por parte del Infonacot.

A decir del director, el Índice de Morosidad de la institución se ubica en 3.7% y en el 2010 otorgaron 854,000 créditos.

Gabriel Ramírez adelantó que están trabajando para facilitar al usuario el acceso al crédito, es decir que la solicitud la realice por varios medios, ya sea Internet, por citas previas o bien con una solicitud previa en tiendas comerciales.

RDS