El dinamismo de la industria fintech en México provocará que al menos 15 millones de personas se integren al sistema financiero formal en los próximos 10 años; sin embargo, esto no es tarea fácil, pues a pesar de que ya se aprobó una normativa sobre este sector, es necesario que esté acompañada de otras políticas públicas para que tenga un impacto mayor en la inclusión.

De acuerdo con Vicente Fenoll, director general de la fintech Kubo Financiero, México tiene un gran reto en temas de inclusión financiera, el cual tiene que abordarse por dos enfoques: el de la población que carece de acceso a un producto financiero formal y el que tiene que ver con las altas tasas de interés que existen en el sistema financiero mexicano.

“Hay un porcentaje importante de la población que no tiene una cuenta (en el sistema financiero formal), pero también hay otra parte de servicios que no funcionan bien y ésos hay que mejorarlos de manera significativa”, detalló quien recibiera el Premio Nacional de Inclusión Financiera en el 2017.

Fenoll recordó que fue partícipe de la creación de la Ley de Ahorro y Crédito Popular (LACP), publicada en el Diario Oficial de la Federación en el 2001, lo que dio paso a crear un mercado de microfinanzas formal, el cual antes no existía y que sentó las bases para incluir financieramente a 15 millones de personas en casi 17 años de existencia, lo que con las soluciones fintech tomará menos tiempo.

“Yo estuve involucrado en el nacimiento de la LACP hace 17 años. Antes de eso no había una industria formal de microfinanzas en México, antes eran 5 millones de usuarios; 17 años después, hay casi más de 15 millones de clientes en esta industria. Yo creo que con fintech habrá 15 millones de usuarios nuevos, pero esto nos tomará siete o 10 años; entonces, ahí es donde está el gran cambio”, indicó Fenoll.

El problema es...

Según la reciente base de datos de Global Findex que maneja el Banco Mundial, en México 36.9% de las personas mayores de 15 años tiene una cuenta formal, cuando el promedio en América Latina (AL) y el Caribe es de 54%, con lo cual se posiciona entre los países con más rezago de la región en materia de inclusión financiera.

Esto lo sabe Jorge Ortiz, director de FinTech Hub, pero afirmó que la ley fintech se puede potencializar con otras políticas públicas que ayuden a la adopción de tecnología financiera en el país y por consecuencia a la inclusión de este país.

“Estamos pensando en qué más se puede hacer, porque ya tenemos la mejor ley fintech del mundo; tenemos a los mejores emprendedores... pero qué más podemos hacer por la inclusión. Estamos trabajando en una propuesta de política pública fintech, pero siempre pensando en el individuo como el centro de todo esto”, expresó Ortiz, quien fue uno de los actores para la elaboración de dicha normativa.

Ortiz añadió que para potencializar la adopción fintech en la población, y por ende avanzar en la inclusión, se podrían impulsar políticas como, por ejemplo, realizar pagos del transporte público por medio del celular.

“En el transporte público proponemos la adopción de una tecnología universal (...) y definir cuál es la mejor política para pagar (con el celular)”, comentó Ortiz y agregó que otro paso sería que las aplicaciones fintech operadas por un celular puedan ser gratis independientemente si el usuario cuenta con datos o no.

“La tecnología no es un problema, el problema son los datos, 75% de los usuarios de celulares en México es de prepago, esto significa que no siempre tienen saldo, no les alcanza para tener un plan y tener siempre datos (...) estamos proponiendo que las aplicaciones fintech, sean data free; es decir, que se usen como las redes sociales, para que no consuman tus datos y aunque no tengan saldo funcionen”, mencionó.

[email protected]