La banca que opera en México tiene metas ambiciosas para concretar, de manera conjunta con el gobierno federal, durante el sexenio.

Una de éstas es, de acuerdo con el presidente de la Asociación de Bancos de México (ABM), Marcos Martínez Gavica, incorporar, al menos, a 30 millones de personas al sistema bancario. En la presentación del Programa de Impulso al Sector Financiero, y ante el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, el líder de los banqueros destacó que otras metas que se tienen para el sexenio son: incrementar en 50% el crédito al consumo dirigido a las familias; el otorgamiento de 1.3 millones de hipotecas; fortalecer a 250,000 micro, pequeñas y medianas empresas hoy no atendidas, y alcanzar una penetración del crédito como proporción del PIB de 50% (hoy es de 36 por ciento).

“Sustentado en un entorno macroeconómico estable y en un ambiente regulatorio que incentive la competencia y que promueva las inversiones, la banca se ha establecido metas muy ambiciosas para, desde su trinchera, acompañar a esta administración en la generación de mejores oportunidades para todos los mexicanos”, expuso.

En Palacio Nacional, Martínez Gavica destacó que para cumplir las metas es fundamental que exista un trabajo continuo y coordinado entre autoridades y la banca. Refirió que desde hace meses, en un diálogo con la oficina de la presidencia y con las autoridades financieras, se encontraron coincidencias sobre algunas necesidades que son urgentes de atender, entre las cuales están: acelerar la inclusión financiera con la incorporación al sistema bancario formal de millones de nuevos participantes; la disminución del uso de efectivo y combate de la corrupción, una de las demandas más sentidas y el objetivo central para la actual administración; así como encontrar un mecanismo que permita una distribución más eficiente de los recursos de los diferentes programas sociales, sin costo para los usuarios.

El líder de los banqueros expuso que, a partir de esos puntos, el sector ha trabajado con el Banco de México (Banxico) para desarrollar un producto digital que atienda eficazmente todas las necesidades compartidas.

Este producto, denominado Cobro Digital, que será puesto en operación en breve y que operará con la tecnología del SPEI, utiliza las capacidades digitales de los teléfonos inteligentes, además de que se basa en la tecnología de vanguardia como es el código Quick Response, que facilita su uso, al evitar la captura manual de la información.

Esto, puntualizó, da la certeza de que los recursos públicos lleguen directamente a quien tienen que llegar a partir de un manejo estricto y transparente de las bases de datos; además de que permite al usuario final la disposición inmediata de sus recursos, así como una mayor seguridad, ya que no llevará consigo efectivo, pues el uso de los recursos es vía celular.

“Como se lo prometimos, señor presidente, esta nueva plataforma no tiene ningún costo ni comisión para los millones de usuarios”, señaló.

Marcos Martínez destacó que con la puesta en marcha de esta plataforma se transformará radicalmente la operación de los medios de pago en el país y lo pondrá a la vanguardia a nivel mundial. Dará pie, dijo, a nuevos desarrollos que beneficien a los millones de clientes y usuarios de la banca en el país.

“Esta plataforma, en la que operarán al menos los principales 20 bancos en nuestro país, estará lista para su lanzamiento durante la convención bancaria de marzo próximo”, informó.

Inversión para los próximos dos años

El presidente de la ABM mencionó que, como muestra del compromiso del sector con el país, el sistema financiero en su conjunto, y concretamente la banca mexicana, tiene sobre la mesa inversiones por más de 80,000 millones de pesos en los próximos dos años para el desarrollo de tecnología, modernización de la red de sucursales, mejora de productos y servicios financieros, e infraestructura.

“Como lo hemos hecho anteriormente, los bancos estamos listos para trabajar de manera decidida y conjunta con las autoridades, para responder oportunamente con soluciones que contribuyan al desarrollo y a la generación de más y mejores oportunidades para todas las familias y empresas mexicanas”, detalló.

Agregó que en los últimos meses la ABM ha trabajado para elaborar un plan estratégico hacia el 2024, el cual incluye su perspectiva sobre las principales áreas de acción que deberán impulsar el crecimiento del sistema financiero, así como contribuir al desarrollo económico y social de México.

“Dicho plan tiene tres objetivos principales: impulsar el crecimiento y el desarrollo económico del país; mejorar las condiciones de vida de los mexicanos, y brindar servicios con seguridad y transparencia”, dijo.