El sentimiento de los inversionistas en América, Asia y Europa está cambiando y se están dando la oportunidad de asumir mayores riesgos tras los programas de compra de activos de Japón, evidenció el Instituto Internacional de Finanzas (IIF).

En un análisis, refirieron que en enero se confirmó un reequilibrio en favor de activos más riesgosos, incluidos renta variable y los de alto rendimiento.

Precisan que los activos de bonos corporativos crecieron a una cifra récord de 409,500 millones de dólares sólo en enero, lo que representa 10% del flujo total administrado en todo el 2012, que fue de 4 billones de dólares.

Al interior de su Capital Monitoring Report , donde difunden el sentimiento de los agentes financieros en función de los reportes de sus más de 400 banqueros, gestores de fondos y aseguradores asociados, el IIF explica que es el contexto financiero de tasas cercanas a cero en mercados clave lo que ha reducido exponencialmente el rendimiento de sus títulos, en particular el que pagan las emisiones corporativas en dólares y euros, que han caído a mínimos en varios años.

En Europa, encuentran que la debilidad de las arcas nacionales alimenta un círculo vicioso con la situación de las familias, pues la fragilidad del mercado laboral eleva la exposición de los bancos a créditos impagados. Y como no se tienen perspectivas aún sobre cuándo terminará la crisis de deuda, la incertidumbre sobre el impacto en la economía es mayor.

FRÁGIL ACTIVIDAD

En opinión del sector financiero global, la recuperación económica de EU sigue siendo frágil, dado el aumento muy considerable de los índices de morosidad observado en el mercado de préstamos dirigidos a estudiantes. Y anticipan un importante riesgo a la baja en la expectativa del PIB, que estiman crecerá 2% este año.

Mientras tanto, en Europa, la previsión del sistema financiero es que se mantendrá una recesión prolongada en varios países de la unión monetaria. Este factor podría llevar a una espiral de riesgo en la implementación de programas de austeridad, advirtieron.

ymorales@eleconomista.com.mx