El Consejo Coordinador Empresarial (CCE) ya tiene lista una propuesta de reforma integral al sistema de pensiones que fue consensuada con el sector obrero, que estará basada en un nuevo esquema privado para elevar las aportaciones de ahorro voluntario del trabajador, y que contemple también a los empleados formales independientes.

José Méndez Fabre, presidente de la Asociación Mexicana de Intermediarios Bursátiles (AMIB), adelantó que el esquema para fortalecer las pensiones apunta a elevar también las aportaciones de los trabajadores en las cuentas individuales de las afores, proceso que será gradual y es para resolver las pensiones del sector privado a través de la colaboración del empresariado.

En entrevista posterior al evento en el que se presentó el decálogo empresarial de Dimensión Social, el representante de los intermediarios bursátiles explicó que es una propuesta amplia y contempla que el ahorro voluntario se canalice hacia todo el sector financiero y no sólo hacia la afore. “Obviamente seguirá existiendo el ahorro voluntario a través de la afore y habrá un esquema en donde la gente pueda ahorrar de manera adicional y todo esto llevará a que los recursos se tripliquen en un periodo de 10 años”.

Agregó que, en breve, el CCE presentará la propuesta a la Secretaría de Hacienda para intercambiar puntos de vista pero, de entrada, “es una propuesta de gran calado y basada en experiencias internacionales que ayudará a incrementar la aportación de los trabajadores en un lapso de 10 años y a tener una pensión digna”.

Carlos Salazar, presidente del CCE sostuvo que la reforma integral al sistema de pensiones tiene como objetivo “cubrir necesidades básicas en lo que podemos ayudar a combatir pobreza y marginación”.

“Debemos trabajar en una reforma integral al sistema de pensiones, que asegure a todo mexicano que después de una vida productiva pueda retirarse con júbilo, con la certeza y tranquilidad de un ingreso que le permita cubrir sus necesidades básicas”, sostuvo Méndez Fabre.

Aseguró: “Ya firmamos todos en el sector privado y se discutió con el sector laboral y nos acercamos con la Secretaría de Hacienda para hablar con ellos y ver qué sigue”.

La AMIB enfatizó que bajo el nuevo esquema además de la cuenta en una afore se tendría un esquema de ahorro voluntario. “Vas a tener la afore que va a subir de 6.5% (que es la aportación actual del trabajador) a otro nivel y además la empresa te va a informar que tiene un fondo de inversión y los trabajadores ahorrarían en éste”.

Se podría ahorrar hasta 15% en lugar de 6.5% actual

“Lo que vamos a hacer las empresas y casas de Bolsa son programas interesantes para que la gente ahorre más y haya promoción, la intención es que, en conjunto (con el ahorro forzoso) se vaya subiendo del nivel actual a un nivel de 15%”, acotó.

José Méndez detalló que una vez que se tripliquen los recursos se podrán destinar a proyectos de infraestructura en pesos, porque a veces no hay suficiente ahorro en planeación nacional. “Tendríamos los suficientes recursos a largo plazo, vamos a apoyar para que las empresas sean más eficientes y financiar más proyectos”, planteó

Rentas vitalicias, poco accesibles y caras

Expertos consultados por El Economista han dicho que uno de los mayores retos que se deben enfrentar en el Sistema de Ahorro para el Retiro (SAR) es la baja oferta que tienen las aseguradoras en rentas vitalicias para los trabajadores que se van a pensionar, pues son poco accesibles y caras.

Al respecto, Abraham Vela Dib, presidente de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro, informó que se ha acercado a autoridades de Hacienda para crear una especie de renta vitalicia estandarizada que puedan ofrecer las aseguradoras a un precio económico.

“He manifestado mi interés de que exploremos la posibilidad de que exista una renta vitalicia estandarizada a la que puedan acceder todas las generaciones del SAR cuando lleguen a 65 años”. (Con información de Elizabeth Albarrán)

[email protected]