El Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF) llamó a la banca a promover el crecimiento económico otorgando créditos al sector privado, pues, aseguró, hasta ahora privilegia el financiamiento al sector público.

Hay una sequía voluntaria de financiamiento bancario al sector privado, y recordó que en 2009 apenas representó 21% del PIB, cifra sumamente baja comparada con la de cualquier otra economía de los países miembros de la OCDE o naciones en desarrollo que han desplazado a México, como Brasil.

En un estudio, insistió que resulta extremadamente baja frente al dato de 1994, cuando el financiamiento bancario en México representaba 35% del Producto Interno Bruto (PIB).

Para abril de 2010, comparado con igual mes del año previo, el financiamiento a los particulares tuvo una dramática caída.

El crédito al consumo fue de menos 12.8%, para llegar a 365,000 millones de pesos; el de bienes duraderos cayó menos 21.2%, hasta 196,000 millones de pesos, lo que en parte explica el deterioro del sector automotriz interno del país, dijo el IMEF.

En el caso de las empresas también se contrajo el financiamiento que reciben de la banca privada, aunque fue levemente compensado por la banca de desarrollo.

En contraste, dijo, la presencia de la banca comercial en el financiamiento al sector público aumenta, tanto en préstamos a los tres niveles de gobierno como en fondos destinados para invertir en bonos emitidos por el propio gobierno.

Para el IMEF esto les resulta más cómodo que cumplir con lo que debería ser su vocación: promover el crecimiento mediante el otorgamiento de créditos al sector privado.

apr