Ante la creciente demanda que han tenido plataformas de hospedaje como Airbnb y HomeAway, los hoteleros mexicanos piden que la regulación a éstas sea justa y equitativa.

En entrevista, Rafael García González, presidente de la Asociación Mexicana de Hoteles y Moteles, indicó que ante la llegada de estas plataformas, que en los últimos años han tenido un crecimiento exponencial, los hoteleros piden a la autoridad que sean reguladas en materia de competencia e impuestos.

Reconoció que se ha hecho un avance en la regulación, dado que en algunas partes, como en Quintana Roo y la Ciudad de México, ya se debe pagar 3% de Impuesto sobre Hospedaje al utilizar la plataforma de Airbnb. No obstante, afirmó, este impuesto es mucho menor de lo que los hoteleros deben pagar al gobierno.

“Si bien el impuesto sobre hospedaje a Airbnb se aplica en la Ciudad de México y Quintana Roo, esto queda lejos de lo que nosotros pagamos: 35% de Impuesto Sobre la Renta (ISR), más 16% de Impuesto al Valor Agregado (IVA) y 3% del Impuesto sobre Hospedaje, así como cuotas de seguridad social, y los pagos de permisos y licencias”, explicó.

Agregó que otra de las diferencias es que los hoteleros, para poder construir un edificio, se pueden tardar varios años en hacerlo, debido a todos los trámites que deben generar, mientras que con estas plataformas basta con tener un cuarto disponible para que puedan ofrecer un servicio similar.

“Sí queremos que se regule, sobre todo porque sabemos que esto no va a frenar, va a seguir creciendo de manera exponencial. Además, otra de las ventajas que tienen es que ellos pueden ofrecer cuartos en lugares donde no hay permisos para construir hoteles, como Polanco y Coyoacán, así que se adentran a un terreno virgen, por lo que calculo que en cinco años, entre 30 y 40% de los cuartos disponibles provengan de estas plataformas”, agregó.

Añadió que el sector ha hablado con las autoridades sobre el tema; sin embargo, ante el proceso electoral de este año, ve un poco complicado que se avance en la regulación.

AIRBNB BUSCA TRABAJar CON GOBIERNOS

Por su parte, Rocío Paniagua, directora de Comunicación Política de Airbnb, declaró que la plataforma se encuentra con toda la disponibilidad de trabajar en conjunto con el gobierno para generar regulaciones de avanzada, con el fin de que se contribuya al erario público.

“El Impuesto sobre el Hospedaje es algo que ya está en la legislación y del cual la tasa varía dependiendo del estado; en este sentido, en lugares como Quintana Roo y la Ciudad de México nosotros, como plataforma, lo recolectamos de manera automática cuando se le hacen los pagos al anfitrión, para después transferirlo al gobierno”, explicó.

Si bien por el momento sólo han logrado que en la Ciudad de México y Quintana Roo se pague dicho impuesto, Rocío Paniagua precisó que buscan, a través de diferentes convenios y tratos, llegar a acuerdos similares con otros gobiernos.

“Al día de hoy estamos recolectando y remitiendo impuestos al gobierno en Quintana Roo y Ciudad de México, pero además estamos trabajando con otras entidades. Queremos seguir viendo cómo en otros estados llegamos a acuerdos impositivos similares, con los cuales podamos ayudar tanto al gobierno como a nuestros anfitriones. Entendemos que tenemos una responsabilidad”, destacó.

De acuerdo con la Asociación Mexicana de Hoteles y Moteles, en la República se cuenta con alrededor de 800,000 cuartos disponibles.

Por su parte, Airbnb informó que al año pasado hubo en México un total de 95,000 anuncios de rentas en su aplicación.

ana.martinez@eleconomista.mx