El Registro Nacional de Reservas Territoriales contará en el 2015 con 200,000 hectáreas para edificar vivienda, informó Jorge Carlos Ramírez Marín, titular de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu). Esto garantizará contar con espacio para la construcción de viviendas durante los próximos 20 años.

Nos alcanzaría para construir en los próximos 20 años en el país sin que se tuvieran que afectar los núcleos ejidales, lo que significaría darle un nuevo impulso a la productividad y la sustentabilidad agrícola en nuestro país , precisó Ramírez Marín durante la segunda Reunión Plenaria de la Comisión para la Regularización de la Tenencia de la Tierra (Corett).

El secretario recordó que en los próximos meses la Corett se transformará en el nuevo Instituto Nacional del Suelo Sustentable (Insus), tal como lo anunció en marzo pasado el presidente Peña Nieto, con el objetivo de garantizar la constitución de reservas territoriales y suelo apto para el desarrollo.

Al respecto, Ramírez Marín dijo que con el rediseño la Corett ya no será simplemente un generador de escrituras de terrenos irregulares, sino el organismo rector, gestor, ofertador del suelo y el aliado y promotor principal del desarrollo urbano planificado, del ordenamiento territorial del país .

INSUS, contra asentamientos irregulares

Ramírez Marín dijo que hay una gran expectativa de los gobernadores para que se asocien con el Insus y juntos, el gobierno de la República y los gobiernos estatales, emprendan acciones para que no aumenten más las manchas urbanas, se contengan las invasiones y se normalice el procedimiento a través del cual un ciudadano puede comprar un pedazo de tierra para construir su vivienda.

En la reunión plenaria se discutió el avance de los procesos para la regularización y disponibilidad del suelo, de la contratación y escrituración de la tenencia de la tierra, se dio seguimiento de las metas y reglas de los programas, al manejo presupuestal por delegación y al programa para la entrega de escrituras y presentación de nuevos esquemas de regularización.

En ocasiones anteriores, Ramírez Marín ha indicado que el Insus será la principal arma para combatir los asentamientos irregulares, en los que se estima viven cerca de 13 millones de personas en el país.

Aunque se esperaba que en mayo pasado comenzara a operar el Insus, éste todavía no ha sido instaurado debido -explicó Ramírez Marín- a que se está llevando a cabo el análisis de la definición de sus facultades.

Asistieron a este evento la directora general de la Comisión Nacional de Vivienda, Paloma Silva de Anzorena; la presidenta de la Comisión de Vivienda en el Senado de la República, María Elena Barrera Tapia; catedráticos y especialistas en planeación, desarrollo urbano y regional, desarrollo sustentable, política pública, suelo, vivienda y legislación urbana, así como representantes de Corett, encabezados por su director general, Jesús Alcántara Núñez, en las diferentes entidades federativas. (Con información de Fernando Gutiérrez)