Ochenta días tienen los bancos desde este 23 de mayo para reducir el cobro de comisiones por uso de tarjeta de crédito. De lo contrario, Banxico podrá imponer límites a esos cobros en caso de que sean contrarios a las condiciones del mercado.

La banca estará obligada a ofrecer a sus clientes un producto básico bancario de nómina de depósito o ahorro, cuyo abono mensual no exceda el importe equivalente a 165 salarios mínimos, que estará exento de cualquier comisión por apertura, retiros y consultas.

Con la entrada en vigor de las reformas a diversas leyes aprobadas por el Congreso, se impondrá mayor vigilancia, sanciones administrativas y hasta juicio político a funcionarios de bancos que contravengan las normas.

Al respecto, el coordinador del PRI en el Senado, Manlio Fabio Beltrones (PRI), dijo ayer que esas reformas protegen a los usuarios de servicios bancarios, sobre todo los pequeños ahorradores, quienes podrán pagar menos y tener claridad sobre el costo de cada servicio que reciben, así como el rendimiento que pueden esperar.

El Banxico deberá propiciar que la banca comercial otorgue préstamos o créditos en condiciones accesibles y razonables.

Sin imponer un tope fijo a los cobros, éstos serán regulados con base en las condiciones de financiamiento que prevalezcan en el mercado, como la inflación, costo de operación de los bancos y de fondeo, entre otros factores.

La Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) podrá suspender las actividades de los bancos en caso de que sus cobros sean injustos y afecten a los usuarios , y la Comisión Federal de Competencia impondrá las sanciones.

En las condiciones actuales de recesión económica se torna como una prioridad regular con toda precisión y oportunidad los costos de las operaciones y servicios bancarios, incluidos los márgenes de intermediación bancaria, favoreciendo a todos los agentes económicos y a la estabilidad del sector financiero , precisa la ley.

jmonroy@eleconomista.com.mx