Entre enero y abril la inflación se colocará por arriba de 4% debido a los cambios fiscales, el aumento de algunos precios de bienes agropecuarios y por el mayor costo del Metro en la ciudad de México. Y después, a partir de abril, retomará su tendencia descendente.

Así lo anticipó el Banco de México (Banxico) al dar a conocer su Programa Monetario 2014 en la víspera de la primera reunión de la junta de gobierno en la cual analistas y mercados esperan que mantenga en 3.5% la tasa de referencia.

El banco central confirmó sus estimaciones iniciales sobre el impacto total de la reforma hacendaria sobre la variación del Índice Nacional de Precios al Consumidor entre diciembre del 2013 y del 2014, de alrededor de 40 puntos base.

En el documento, que por ley se tiene que entregar cada año al Ejecutivo y al Congreso, se advierte que estas perturbaciones de oferta solamente estarían generando efectos de primer orden y, por consiguiente, serán transitorios. Por ello, se espera que la inflación retome su tendencia descendente conforme el efecto de varias de dichas perturbaciones se vaya disipando, para ubicarse dentro del intervalo de más o menos un punto porcentual alrededor del objetivo de 3% a partir del segundo trimestre del año.

Hay que recordar que en la primera quincena de enero, la inflación a tasa anual fue de 4.63%, según la medición del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, lo que significó su mayor nivel desde mayo del 2013 y por encima del objetivo.

ACREDITAR COMPROMISO

Por eso, en el Programa Monetario el Banco de México hizo ver que es fundamental refrendar el compromiso por alcanzar en el mediano plazo la meta permanente de 3% para la inflación.

Lo anterior porque si bien la credibilidad del compromiso con la estabilidad de precios se ha fortalecido, no puede darse por sentada.

Aseguró que el esquema de objetivos de inflación ha probado ser un marco adecuado para cumplir de manera eficiente con el objetivo de estabilidad de precios. Por esa razón refrenda dicho esquema como el marco para la conducción de la política monetaria en el 2014.

Así dio cumplimiento al artículo 51 de la Ley del Banco de México, que establece que en enero de cada año debe enviar al Ejecutivo federal y al Congreso de la Unión una exposición de los lineamientos a seguir en lo referente a la conducción de la política monetaria para el año.

[email protected]