La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) recientemente emitió disposiciones dirigidas al sector de las sociedades financieras de objeto múltiple (sofomes), con el fin de delinear los requisitos de identificación que estas entidades deben hacer de las partes involucradas en una operación de factoraje financiero.

“Resulta necesario precisar los requisitos de identificación del deudor en las operaciones de factoraje que las sofomes celebren con sus clientes, a efecto de integrar el expediente de identificación de dicho deudor, que si bien no es cliente ni usuario de la sofom, es parte de una operación financiera en donde se involucra el uso de recursos que deben ser identificados”, se puede leer en la disposición publicada en el Diario Oficial de la Federación (DOF) el pasado 17 de enero.

Para expertos, esta medida flexibiliza un poco la carga regulatoria para este sector, que es el de mayor número de intermediarios con más de 1,500, misma que llegó desde marzo del 2019, cuando se establecieron, vía disposiciones, algunos requisitos que las sofomes tenían que cumplir en operaciones de factoraje, especialmente para la identificación de las partes involucradas.

“Con motivo de la reforma a las disposiciones de hace algunos días, las sofomes ya no tienen que identificar de la misma forma como lo pedían las disposiciones de marzo del año pasado. en lugar de que las sofomes pidan la copia certificada de los poderes de los representantes del cliente de su cliente, o las actas constitutivas, ahora sólo se les obliga a pedir ciertos datos, con eso se les aligera el proceso de identificación”, comentó Teodoro Briseño Maldonado, director general de la consultoría Briupec.

Dentro de las operaciones permitidas a las sofomes, se encuentran las de factoraje financiero, que son aquellas por las cual otorga financiamiento a cambio de una factura que avale los derechos de cobro del préstamo que otorga.

En este escenario, los clientes de las sofomes, muchos de ellos pequeñas y medianas empresas, reciben por sus servicios facturas que pueden ser cobradas de acuerdo con el plazo y las condiciones establecidos y dicho documento se negocia con la financiera que otorgó el préstamo como parte del cobro del mismo.

“El factoraje es una operación financiera en el que se involucra el uso de recursos que deben ser identificados, con el propósito de  que no haya lavado de dinero. Con la disposición del DOF ahora se pide obtener ciertos datos elementales como domicilio, número de teléfono y correo  electrónico (del tercero involucrado)”, indicó Briseño Maldonado.

El reto

El especialista de la consultoría Briupec dijo que, luego de la publicación de estas disposiciones y de su entrada en vigor, las sofomes cuentan con un plazo de seis meses para modificar sus manuales de identificación de cliente y de sus sistemas automatizados, para apegarse a lo emitido por la SHCP.

“Sin lugar a dudas, en una operación de factoraje puede haber movimientos irregulares y puede haber recursos de procedencia ilícita, no es común que así sea, porque al final de cuentas una sofom al dar un crédito tiene que identificar a su cliente, pero a pesar de eso ha habido sorpresas”, acotó el especialista.

Requisitos de identificación del deudor:

  • Nombre completo del deudor o su denominación o razón social
  • Actividad u objeto social
  • Fecha de nacimiento o de constitución
  • Registro Federal de Contribuyentes
  • Número de serie de la firma electrónica avanzada
  • Información del domicilio
  • Nacionalidad
  • Número de teléfono
  • Correo electrónico
  • Nombre completo del apoderado legal

Fuente: DOF

[email protected]