La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) realizó una segunda permuta cruzada de valores gubernamentales para aplazar el pago de deuda local que tenía vencimiento en el 2020 y el 2021, y que fue sustituida con deuda de vencimientos entre el 2023 y el 2050.

En un comunicado, la dependencia informó que la operación consistió en el intercambio de deuda de Bonos M y Udibonos, lo que implicó la cancelación de deuda por 41,116 millones de pesos para el periodo 2020 - 2021.

Mientras que también se llevó a cabo la colocación de valores gubernamentales por 38,796 millones de pesos a tasas de interés de mercado con vencimientos entre el 2023 y el 2050.

“Con esta operación se buscó suavizar el perfil de vencimientos de deuda del gobierno federal en moneda local sin incurrir en endeudamiento adicional”, indicó la SHCP.

Para los Bonos M que se vencían en el 2020 y el 2021 se pagó una tasa cupón entre 6.50 y 7.25 por ciento. Mientras que en Udibonos con vencimiento en el 2020 tuvieron una tasa cupón de 2.50 por ciento.

En tanto, los Bonos M que tendrán un plazo de vencimiento entre el 2023 y el 2047 tendrán una tasa cupón entre 5.75 y 8.50%; mientras que los Udibonos con vencimiento entre el 2025 y el 2020 tendrán una tasa de cupón entre 4 y 4.5 por ciento.

“Con esta operación de manejo de pasivos, además de mejorar el perfil de vencimientos de deuda del gobierno federal, se contribuye a incrementar la liquidez del mercado de deuda local”, destacó la dependencia a cargo de Arturo Herrera.

Indicó que la demanda total de esta transacción fue de 59,353 millones de pesos y se contó con la participación de inversionistas nacionales y extranjeros.

Además, afirmó que la operación es congruente con el programa de consolidación fiscal y con la estrategia de deuda para reducir el saldo histórico de los requerimientos financieros del sector público.

Primera permuta fue por 70,350 mdp

En septiembre pasado, la SHCP realizó su primer intercambio entre Bonos M y Udibonos por 70,350 millones de pesos. Con dicha permuta, el pago de deuda que tenía vencimiento entre el 2019, el 2020 y el 2021 se aplazó al 2022 y al 2050.

Dicha permuta consistió en dos transacciones. Primero, se realizó una subasta de recompra de valores gubernamentales, con la que se llevó a cabo la cancelación de deuda a través de una recompra a tasas de interés de mercado de Bonos M y Udibonos con vencimientos entre el 2019 y el 2021 por 70,350 millones de pesos.

Segundo, se realizó una subasta adicional de colocación de valores gubernamentales por 67,682 millones de pesos a tasas de interés de mercado con vencimientos entre el 2022 y el 2050.

“Este tipo de transacciones innovadoras permite la diversificación en los portafolios de inversionistas nacionales y extranjeros. Además, flexibilizan y dinamizan el mercado de deuda en México”, expuso en su momento la SHCP.

De acuerdo con el Plan Anual de Financiamiento 2019, se espera que al cierre del año 77.3% de la deuda neta del gobierno federal sea interna y 22.7% externa.