Para lograr un sistema único de pensiones, sería conveniente contar con un instituto que se encargue de supervisar y analizar cada uno de los esquemas que hay en el país para que, en un determinado tiempo, se pueda tener un sistema más homogéneo, consideró Abraham Vela Dib, presidente de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar).

“Sería deseable que, desde una visión a largo plazo, los casi 3,000 regímenes que hay en el país puedan irse convergiendo. quizá, no se logre de manera inmediata, pero se podría generar cierta tendencia a un sistema único”, mencionó en entrevista.

Por ello, sería conveniente contar con un ente público y con un grupo de expertos para que, con el paso de los años, se pudieran ir homologando todos estos regímenes, de tal manera que sólo exista un sistema único de pensiones, destacó el funcionario.

Lo anterior lo comentó en referencia a los recientes pronunciamientos del director del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Zoé Robledo, y de la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación sobre cómo toparán las pensiones de la denominada generación de transición, que es uno de los esquemas de pensiones que existen en el país.

El director del IMSS afirmó que las pensiones de la generación de transición se calcularán con un tope de 25 salarios mínimos; mientras que la Segunda Sala de la Corte emitió una jurisprudencia en la que se plantea que se debe respetar la ley, en el sentido de que si un trabajador elige pensionarse con el régimen 73, su pensión se topa a 10 salarios mínimos, pero si escoge el régimen 97, el tope será 25 salarios mínimos,

Vela Dib expuso que las personas de la generación de transición terminarán de pensionarse hasta el 2050, “esto implica que tiene que haber un rubro en el Presupuesto de Egresos para atender el compromiso de la antigua ley y la generación de transición”.

Reconoció que homologar el sistema no será un reto fácil, pues cada régimen tiene su propia naturaleza, hay unos esquemas que se basan en un régimen de beneficio definido, otros en el de cuentas individuales, o bien una combinación de ambos.

“Es un gran reto, pues se deben tomar en cuenta los derechos adquiridos de cada trabajador. Ello implica que los esquemas que dan una pensión más baja se igualen a los que se tienen en los sistemas más benéficos o esperar a que se agoten los sistemas más onerosos y aspirar a un esquema más homogéneo”.

SAR debe convivir con pensión universal

Para el presidente de la Consar, uno de los mayores retos que también deberá enfrentar la reforma en pensiones, que se haga en la segunda mitad del sexenio, es generar una línea mínima de bienestar para los adultos mayores.

Recordó que, a través del programa de pensión para adultos mayores, el gobierno aspira a que se convierta en una pensión universal; es decir, garantizar un nivel de bienestar mínimo a todos los mexicanos durante la vejez sin hacer distinciones. Este esquema universal podría complementarse con el esquema de cuentas individuales, esto es por medio de las afores.

“El Sistema de Ahorro para el Retiro (SAR) debe ser un complemento de la pensión universal. juntas pueden llevar a cabo los cambios que sean necesarios para que todos los trabajadores puedan aspirar a una vida digna en la vejez”.

Vela Dib expresó: “veo con buenos ojos la posibilidad de que coexista un régimen de reparto o beneficio definido con el de sistema de ahorro para el retiro”.

Expresó que los temas mencionados serán parte del diagnóstico que presenten a la Secretaría de Hacienda, que dirige Arturo Herrera, a quien también presentarán una propuesta que muestre una solución a los problemas que enfrenta el sistema de pensiones.

El gasto actual en pensiones se estima en cerca de 900,000 millones de pesos al año, pero incluye a los jubilados del IMSS, ISSSTE y universidades públicas, entre otros.

El camino hacia un esquema único

• La Consar está a favor de un instituto que se encargue del sistema de pensiones.

• Hay alrededor de 3,000 esquemas de pensiones diferentes en el país.

• El organismo público se encargaría de supervisar y administrar los diferentes esquemas para hacerlos converger.

• Se debe aspirar a un sistema único de pensiones.

• Para ello, se debe contar con una pensión mínima que garantice el bienestar del trabajador en la edad de la vejez.

• Este esquema debe complementarse con el de afores.

[email protected]