HSBC, el banco más grande de Europa, informó que el grupo plantea hacer un “pago conservador” de dividendos  para el ejercicio 2020 y lo supedita a que “las circunstancias lo permitan” a principios del próximo año.

Los inversionistas reaccionaron con optimismo a la tendencia que parecen marcar los resultados de este último trimestre.

En su reporte del tercer trimestre, reportó una ganancia de 3,336 millones de dólares (2,822 millones de euros) hasta septiembre, lo que supone una caída anual de 70.9% debido al impacto sobre la facturación de la pandemia del Covid-19, aunque en el tercer trimestre mejoró sus resultados frente al segundo y superó las previsiones.

En los primeros nueve meses del año los ingresos se contrajeron 9.5%, hasta 38,672 millones de dólares (32,702 millones de euros), algo que la compañía achacó al “impacto progresivo” de las reducciones de las tasas de interés por parte de los bancos centrales mundiales para hacer frente al coronavirus, apuntó HSBC en su cuenta de resultados, remitida a la Bolsa de Hong Kong.

No obstante, el desplome podría haber sido mayor de no ser por la reducción de 2.9% en los gastos operativos, que se situaron en 24,568 millones de dólares (20,772 millones de euros).

El impacto del Covid-19 se ejemplifica en una cifra, la de las pérdidas esperadas por créditos, que se elevaron de 2,023 millones de dólares (1,714 millones de euros) de los primeros nueve meses de 2019 a 7,643 millones de dólares (6,474 millones de euros) del mismo período de este año.

No obstante, HSBC cree que hay “pocas probabilidades” de que las perspectivas económicas se deterioren aún más, por lo que prevé que esta cifra se sitúe a finales de año en la parte inferior de la horquilla que va de  8,000 a 13,000 millones de dólares (de los 6,776 a los 11,012 millones de euros).

En el desglose geográfico, HSBC se centra en las ganancias antes de impuestos, que en su principal mercado, Asia, disminuyeron 26.9%, mientras que las pérdidas que ya acarreaba en Europa pasaron de 944 millones a 2,976 millones de dólares (de 798 a 2,516 millones de euros) en la comparación del acumulado de los primeros tres trimestres.

Especialmente afectadas se vieron las regiones de Norteamérica, donde las ganancias brutas cayeron 98.5 %, y de Oriente Medio y África Septentrional, donde se pasó de ganar 2,041 millones de dólares (1,726 millones de euros) entre enero y septiembre del 2019 a perder 326 millones de dólares (276 millones de euros) en el mismo periodo de este año, menciona el reporte que se difundió este martes.