HSBC Holdings cerrará su negocio de tarjetas de crédito en Estados Unidos, que mueve 33,000 millones de dólares, si no consigue un comprador, dijo el lunes el banco como parte de sus esfuerzos para bajar costos y reducir el negocio minorista.

El presidente ejecutivo, Stuart Gulliver, dijo que se siente optimista sobre la economía de Estados Unidos en el mediano plazo. Pero aseguró que el negocio de tarjetas de ese país no tenía sentido estratégico.

"Si no logramos encontrar un comprador lo cerraremos gradualmente", dijo Gulliver a la prensa durante el Foro Económico Mundial en Jakarta. Agregó que la revisión del negocio de tarjetas aún está en curso.

El mayor banco de Europa dijo el mes pasado que busca recortar hasta 3,500 millones de dólares en costos y reducir la banca minorista, mientras intenta mejorar su rentabilidad tras la revisión a fondo que realizó Gulliver, quien asumió como presidente ejecutivo a comienzos de año.

La compañía se centrará más en mercados emergentes como Indonesia, que Gulliver dijo era "uno de nuestros países prioritarios" y un objetivo para inversiones.

El negocio de tarjetas en Estados Unidos es rentable, pero su base de clientes no está ligada con el resto del grupo, lo que dificulta hacer ventas cruzadas como las que hace en otros mercados de banca minorista como Reino Unido, Hong Kong y mercados emergentes como Indonesia.

Las acciones de HSBC que cotizan en Londres subían un 0,6 por ciento a las 1325 GMT.

RDS