El Departamento de Justicia de Estados Unidos anunció haber alcanzado un acuerdo con la filial suiza del banco HSBC, Private Bank, señalada de haber conspirado entre el 2000 y el 2010 para ayudar a cometer evasión fiscal en aquel país, por lo cual tendrá que pagar 192 millones de dólares al gobierno estadounidense.

De acuerdo con los señalamientos del Departamento de Justicia, HSBC Suiza conspiró con los titulares de las cuentas para ocultar activos en el extranjero y evadir los impuestos “que todo estadounidense debe pagar”.

Según las investigaciones del gobierno de Donald Trump, hay evidencia de que HSBC Suiza conspiró entre el 2000 y el 2010 con sus empleados, fiduciarios y clientes estadounidenses para defraudar a Estados Unidos respecto a impuestos.

“En el 2002, el banco tenía aproximadamente 720 relaciones no declaradas con clientes estadounidenses, con un valor de 800 millones de dólares. Cuando los activos no declarados bajo administración del banco alcanzaron su punto máximo, en el 2007, HSBC Suiza tenía aproximadamente 1,260 millones de dólares en activos no declarados de clientes estadounidenses”, explicó el Departamento de Justicia.

Asimismo, se detalló que, para ocultar los activos y así no declarar impuestos, el banco empleó diversos métodos como confiar en el secreto bancario suizo para evitar la divulgación a las autoridades de Estados Unidos, la utilización de nombres y cuentas en clave y la colocación de cuentas en jurisdicciones conocidas como paraísos fiscales, tales como las Islas Vírgenes Británicas, Liechtenstein y Panamá.

El gobierno estadounidense acotó que el acuerdo de 192 millones de dólares con HSBC Suiza se divide en tres partes: 60 millones de dólares por los impuestos no pagados, 71 millones por honorarios brutos no declarados y casi 60 millones por concepto de una multa.

“La mayor filtración en la historia bancaria suiza”

En el 2015, el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación publicó la investigación Swiss Leaks, donde detalló la mecánica utilizada por la filial suiza de HSBC para la evasión de impuestos.

La investigación deriva de una filtración realizada por Hervé Falciani, quien era empleado del banco.

La investigación estima que, del 2005 al 2007, el banco ayudó a ocultar 100,000 millones de dólares a 106,000 clientes de todo el mundo.

Se encontró que 2,642 clientes tenían relación con México, que contaban con 1,893 cuentas bancarias que alojaban 2,200 millones de dólares.

El monto máximo detectado en una cuenta asociada con México fue de 596 millones de dólares.

[email protected]