HSBC invertirá entre 15,000 y 17,000 millones de dólares en los próximos tres años en China, además de áreas como tecnología, mientras pasa de una estrategia de recortes de costos a otra de crecimiento, dijo el lunes el nuevo presidente ejecutivo John Flint, quien mantuvo sin mayores cambios las metas de rentabilidad y dividendos.

En la primera presentación pública de su estrategia al mando del mayor banco europeo por capitalización de mercado, Flint manifestó ambiciones para aumentar su retorno de capital tangible a 11%, en línea con metas previas, desde 6.8% en el 2017.

La actualización marca un cambio en la actitud de HSBC en la reducción de costos y reestructuración, a otra de inversiones y crecimiento luego de la crisis del 2008, pero analistas dijeron que el enfoque en China y en tecnología eran temas familiares.

La tarde del lunes, las acciones de HSBC caían 0.27% ante cierta decepción por las declaraciones del banco, donde aseguran que mantendrán sus niveles actuales de dividendos en vez de comunicar un incremento esperado por algunos inversionistas.

“La lectura preliminar es que esto no es una revisión revolucionaria de la estrategia, más bien es una aceleración del crecimiento (particularmente en Asia), además de lograr una mejor creación de valor”, comentó el analista Joseph Dickerson, de Jefferies International, en Londres.

Los puntos principales de la estrategia remozada del banco no sorprenderán demasiado a los inversionistas de HSBC, con el foco completamente puesto en una mayor expansión en China y su próspera región sureña del Delta del río de las Perlas, en particular.

El banco también intentará expandirse más en el mercado británico de hipotecas como una de ocho nuevas metas estratégicas, indicó.

“Tras un periodo de reestructuración, ahora es momento de que HSBC vuelva a la modalidad de crecimiento”, sostuvo el nuevo presiente ejecutivo de HSBC.