El reconocimiento de facto que otorgó Moody’s a la alineación del perfil crediticio soberano de México con el de emisores en la categoría A facilitará la diferenciación del mercado respecto de los demás emergentes, coincidieron analistas de Goldman Sachs, HSBC y Barclays.

La acción de calificación que llevó la nota de emisiones soberanas de México de Baa1 hasta A3 en la escala de Moody’s resulta mucho mejor en el contexto de revaloración que están haciendo los inversionistas en el mercado mundial, aseguró el vicepresidente de análisis económico para América Latina de Goldman Sachs, Alberto Ramos.

Desde Nueva York, explica que en un primer acercamiento el upgrade de Moody’s para México permite contrastarlo con el panorama de la mayor economía de la región, Brasil, donde se ha presentado un pobre desempeño económico en los últimos años, políticas intervencionistas y deterioro de sus fundamentos fiscales .

Aparte, el economista en jefe para México de Barclays, Marco Oviedo, refiere que pese a ser anticipada la acción de calificación por los mercados, motivará una reducción en el costo de fondeo para el soberano y emisores como Pemex y la Comisión Federal de Electricidad.

Reconoce que el mercado esperaba el upgrade, sobre todo tras aprobarse la reforma energética. Sin embargo dice que sorprendió la acción, pues esperaban que estaría ligada a la publicación de leyes secundarias, reglamentos y puesta en marcha de los cambios. Anticipa además que habrá una reducción en el costo de fondeo para México.

Por su parte, el economista en jefe para el país en HSBC, Sergio Martín, considera que las otras dos agencias, Fitch y Standard & Poor’s, también otorgarán un upgrade a México para llevar la nota soberana también al escalón A .

Prevé que el alza de Fitch se hará una vez que se conozcan las regulaciones secundarias, quizá en la segunda parte del año.

Dice que el upgrade demuestra la solidez de México en medio de la turbulencia financiera global.