Los índices de calidad de activos y de rentabilidad de HSBC México se han visto presionados durante los últimos cinco años. Bajo el entorno operativo actual, el desempeño financiero del banco continuará presionado, lo cual se refleja en la perspectiva negativa de sus calificaciones, considera Standar & Poor’s.

Alfonso Novelo, especialista de la calificadora, comentó en un análisis:

Aunque el banco ha disminuido su crecimiento y fortalecido sus procesos de cobranza, los indicadores no han generado mejoras materiales en la calidad de sus activos hasta ahora. Esto debido, en parte, a la reducción en el tamaño de su cartera de crédito. Asimismo, consideramos que la capacidad de pago de los deudores se mantendrá limitada .

Al 31 de marzo del 2010, la cartera vencida del banco se ubicó en 6,599 millones de pesos, lo que representa una reducción de 3,024 millones de pesos o 31.4% con respecto al mismo periodo del año anterior.

Este decremento, HSBC México lo atribuyó a una disminución en las incidencias de cartera vencida de los productos de consumo y tarjetas de crédito, resultado de los esfuerzos de la administración por otorgar los créditos con una postura más conservadora, así como mejoras en la gestión de la cobranza.

Para Standar & Poor’s, debido a la estrategia agresiva de crecimiento en el 2006 y el 2007, el índice de morosidad (cartera vencida/cartera vigente) de HSBC México es de 4.4% a marzo del 2010.

Mientras que un año antes fue de 5.6%, siendo uno de los más altos entre los bancos minoristas en México.

ehuerfano@eleconomista.com.mx